¿Sabes la diferencia entre ser próspero y tener dinero?

¿Sabes la diferencia entre ser próspero y tener dinero?

Por Social Media

Participa el 5 de octubre en la entrada del Arca de la Alianza en el Congreso Para el Éxito

Muchas personas tienen dinero y, aún así no son felices. Aunque sean ricas y tengan bienes materiales, no alcanzan la verdadera prosperidad. Ellas gastan el dinero con vicios, medicamentos y hospitales e intentan, con sus recursos, solucionar problemas que siempre están  regresando a sus vidas. Algunas incluso ostentan su riqueza, pero no logran, de alguna forma, ser bendecidas.

La prosperidad es mucho más que tener dinero, bienes y riquezas. Esta abarca el éxito en todas las áreas porque viene de la dirección de Dios al tomar decisiones, como, por ejemplo, con respecto a establecer salud física y espiritual, buscar felicidad, armonía y paz en el matrimonio y la familia, y resultados positivos en el área financiera.

Además de eso, es necesario entender que cualquier persona logra ganar dinero, posesiones y riquezas por medio del sudor de su frente, de su esfuerzo y de su dedicación, pero solo es posible mantenerlos con la bendición de Dios.

En la Biblia encontramos hombres que fueron extremadamente ricos y alcanzaron la prosperidad otorgada por Dios, como el rey Salomón, que poseía sabiduría y riquezas. El propio Dios era su fuente de prosperidad, como se lee en el pasaje de Crónicas 1:12: «sabiduría y ciencia te son dadas; y también te daré riquezas, bienes y gloria, como nunca tuvieron los reyes que han sido antes de ti, ni tendrán los que vengan después de ti».

José también fue un hombre próspero, ya que el Señor estaba con Él: «Mas el Señor estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que el Señor estaba con él, y que todo lo que él hacía, el Señor lo hacía prosperar en su mano.» (Génesis 39:2-3). Abraham también prosperó: «Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro» (Génesis 13:2).

Derecho a la prosperidad                                                      

El obispo Edir Macedo dijo que las personas han sumado sus esfuerzos para conquistar automóviles, casas, matrimonios, entre otros beneficios que Dios ha prometido, pero que no buscan la verdadera Alianza con Él como lo hizo Job. Él dijo que hasta satanás reconoció que las bendiciones de Job provenían de las manos del Altísimo después de rodearlo en la Tierra y que comprendió que él era considerado el hombre más rico de aquellos alrededores. «En el primer capítulo de Job, Dios le pregunta a satanás: «¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás al Señor, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella»» (Job 1:7). Él no es omnipresente, por lo tanto, él tiene que andar para administrar la desgracia que hace a través de sus demonios. «Entonces, preguntó nuevamente el Señor a satanás: «Y el Señor dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?

Respondiendo Satanás al Señor, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene?»» (Job 1:8-10).

Tomando ese ejemplo, el obispo reforzó que tanto las bendiciones materiales como las espirituales provienen de Dios y que esa es la razón de la existencia, en todas las Iglesias Universal, de una reunión enfocada especialmente en las personas que quieren prosperar verdaderamente. Él explicó que lo que hacen las personas que buscan la prosperidad está descrito en Salmos 118:25: «Oh Señor, sálvanos ahora, te ruego; te ruego, oh Señor, que nos hagas prosperar ahora».

¿Cuál es tu intención?

Sabemos que todos los hombres prósperos que la Biblia muestra tenían una vida con Dios y características en común: eran temerosos, rectos, íntegros y fieles. Hoy en día no es diferente. Las personas que cuentan sus testimonios de prosperidad tienen en común la Alianza en el Altar de Dios, por medio de la fidelidad con Él.

Entonces, amigo lector, es importante entender que prosperar es un derecho garantizado por Dios, pero es necesario que se haga una Alianza con Él.

Participa los lunes en el Congreso para el Éxito. Este 5 de octubre, a las 7 p. m., será la entrada del Arca de la Alianza en el Templo de los Milagros, Av. Revolución núm. 253, col. Tacubaya.

Otros horarios: 7:30 a. m., 10 a. m., 12 p. m y 4 p. m.

Para encontrar la Universal más cercana a tu domicilio visita la agenda de direcciones.

Ofrenda Online

«Los problemas económicos y de salud nos llevaron a tener grandes deudas»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/10/04/sabes-la-diferencia-entre-ser-prospero-y-tener-dinero/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games