¿Dificultades para decir la verdad?

<strong>¿Dificultades para decir la verdad?</strong>

Por Departamento Web 2

Comprende por qué es necesario reevaluar esta conducta urgentemente

Si le preguntas a cualquier hombre si le gusta escuchar mentiras, probablemente la respuesta sea «no». Difícilmente conoceremos o encontraremos a alguien que diga que le gusta que lo engañen. No obstante, también es muy probable que aquellos a quienes no les gusta oír mentiras, las digan con regularidad u ocasionalmente.

Muchas de esas mentiras son motivadas por el ego, por el deseo de mostrarle algo a los demás para cumplir con los estándares exigidos por la sociedad. ¿Cuántos les mienten sobre sus posesiones a sus allegados o a los que están a su alrededor con la intención de mostrarles algo que no son?

Hay habladores de todo tipo, desde los que dicen que tienen carros importados, hasta los que afirman que conquistan a varias mujeres cada noche en las fiestas. Son los que mienten para ser incluidos en determinados grupos o para no ser discriminados por su condición social.

Otros mienten como una forma de autodefensa. Por ejemplo, cuando se enfrentan a plazos que no cumplieron en el trabajo o sobre un error que no quieren asumir.

Existen también los mentirosos controladores, que mienten para tener el dominio de determinada situación. Ellos se sienten poderosos actuando de esa manera.

Pero la situación más común es mentir por miedo, por no querer enfrentar un problema. Parece más fácil mentir que decepcionar a otra persona diciéndole la verdad, lo que demuestra también cierta cobardía.

Te recomendamos: Jabones esotéricos: ¿funcionan?

Por lo tanto, es necesario entender que tan solo una mentira pequeña —como dar una opinión falsa sobre la ropa de un amigo— cuando él te está pidiendo sinceridad, puede causar daños irreparables. En este caso, si tu amigo no escuchó la verdad de ti, puede escucharla de parte de alguien más y de una manera nada agradable, como en forma de broma. Lo peor es que cuando mentimos terminamos alejando a personas que hasta entonces creían en nosotros. Lo que podría ser dicho de forma sincera y no lo fue, puede hacer tambalear amistades y matrimonios o hasta acabar con ellos.

Cuando uno miente no es posible establecer relaciones de confianza con nadie, pues las relaciones vulnerables no funcionan. Con Dios sucede de la misma manera. Al mentir, quitamos a Dios de nuestro corazón y lo sustituimos por el miedo de decir la verdad. Al temerle más a las consecuencias de la verdad, dejamos de temerle a Dios; la mentira se vuelve tu propio dios o, mejor dicho, el padre de ella, que es el propio diablo.

El mentiroso también pasa a ser conocido por faltarle a la verdad en repetidas ocasiones. Por eso, necesitamos acostumbrarnos a decir la verdad. Tener el hábito de mentir inocentemente o socialmente puede llevarnos a situaciones graves. Los grandes crímenes, por ejemplo, se originan en pequeños delitos que son ignorados por la justicia. No es casualidad que Salomón escribió, en Proverbios 12:22, que Dios odia la mentira: «Los labios mentirosos son abominación al Señor, pero los que obran fielmente son Su deleite».

Por eso, necesitamos usar la severidad moral con nosotros mismos y no embarcarnos en canoas agujeradas, simplemente para satisfacer nuestra voluntad egoísta y nuestras conveniencias generales. Si afirmamos que somos cristianos, pero no obedecemos a Dios, somos considerados mentirosos: «El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda Sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él» (1 Juan 2:4).

Sigue leyendo: El arrepentimiento es una decisión racional, ¡No un sentimiento!

  • vicio
    «Mi negocio decayó por los vicios de mi marido»

Ofrenda Online

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/dificultades-para-decir-la-verdad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Abrir WhatsApp
💬 ¿Deseas hablar con un Pastor?
Pastor Online
Hola 🧑🏻‍💻 Dios te bendiga.

Envíenos un mensaje a nuestro WhatsApp, y vamos a brindar toda la atención que necesites👏🏻.