Smartphone: úsalo con moderación

Smartphone: úsalo con moderación

Por Social Media

El uso del dispositivo creció durante la pandemia, que desencadena una alerta por el daño que causa cuando se usa en exceso

En tiempos del nuevo coronavirus, el teléfono inteligente se convirtió en la compañía principal de muchas personas aisladas en el hogar. Hay un lado positivo: con él y el acceso a Internet, es posible contactar a familiares y amigos distantes, trabajar y ser productivo incluso fuera de la oficina, mantener la rutina de ejercicios o asistir a reuniones.

Pero debes tener cuidado y usarlo con moderación. Una encuesta conjunta entre las universidades de Cambridge, Reino Unido, Chicago y Minnesota, en Estados Unidos, revelan que el uso excesivo de teléfonos celulares se convierte en una adicción con un daño físico y psicológico igual al causado por la adicción a las drogas, el alcohol y los cigarrillos.

Según los investigadores, el uso abusivo de los teléfonos celulares altera el cerebro y aumenta en gran medida la incidencia de trastorno de estrés postraumático, déficit de atención e hiperactividad y dificultades con la autoestima, además de depresión y ansiedad, lo que demuestra que la relación entre el increíble aumento de los dos últimos y el uso creciente de teléfonos inteligentes no es casualidad.

La encuesta también mostró cambios de comportamiento insatisfactorios en los jóvenes, como calificaciones más bajas en los estudios y un aumento en el número de parejas para el sexo casual. Muchos dejan de vivir la realidad para apegarse al mundo virtual, volviéndose rehenes de él. Los datos también muestran que las mujeres son más vulnerables a este daño psicológico.

Nueva adicción

La consultora británica Kantar reveló que solo el uso de WhatsApp en todo el mundo aumentó en más del 40 % y que incluso aquellos que no usaban mucho sus teléfonos celulares comenzaron a usarlo más. Netflix ganó más de 15 millones de suscriptores, y la plataforma esperaba la mitad de eso.

El teléfono celular ya es el dispositivo más utilizado para acceder a Internet y la adicción al teléfono móvil ya tiene un nombre: nomofobia. En él, el dispositivo comienza a verse como una extensión del cuerpo y la mente; el adicto no se da cuenta de cuánto usa el dispositivo y deja de realizar otras actividades diarias, lo que dificulta el trabajo, el descanso, además las relaciones cara a cara.

Daño físico

También la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló algunos de los principales problemas físicos causados por la dependencia de los teléfonos celulares a corto, mediano y largo plazo:

La luz emitida por la pantalla del teléfono celular alienta al usuario a despertarse, evitando una buena noche de sueño y comprometiendo el día siguiente.

El cuello siempre inclinado hacia abajo para el uso del teléfono celular cambia gradualmente la columna vertebral, causando la «joroba» y daño a los nervios. Esta postura también hace que la cara pierda elasticidad, aumentando la probabilidad de arrugas y «papadas».

El uso excesivo causa o empeora los problemas de visión, como la miopía, además de producir resequedad e inflamación en los ojos.

El dispositivo acumula muchos microbios y puede ser más sucio que un asiento de inodoro, por ejemplo, es un gran propagador de enfermedades e infecciones.

Con esta información, vale la pena usar el teléfono inteligente de manera más racional y privilegiar la vida real, en lugar de ser cada vez más esclavo de una pantalla pequeña, con una mente y un cuerpo deformados por una adicción innecesaria.

Ofrenda Online

«Mi vida profesional estaba frustrada hasta que recibí el Espíritu Santo»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/05/30/smartphone-usalo-con-moderacion/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games