EPOC: la enfermedad de los fumadores

EPOC: la enfermedad de los fumadores

Por Redacción Periódico

Por regular, una persona tiene contacto con su primer cigarro en la adolescencia y mediante la invitación de personas cercanas, como familiares o amigos. En la mayoría de los casos, la curiosidad es un factor que detona el consumo que, con el tiempo, se vuelve un gusto y, posteriormente, una terrible adicción que trae severas consecuencias que pasan desapercibidas para el consumidor.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es conocida como la enfermedad de los fumadores, ya que se origina por exposición continua a gases o partículas irritantes, como las del humo del cigarro provocando inflamación en los pulmones que, a su vez, impide el libre flujo de aire en los mismos.

Pese a que especialistas en el tema explican que los síntomas del EPOC suelen aparecer cuando el padecimiento ha avanzado y ya ha causado un daño significativo en el organismo, hay pacientes que presentan algunas reacciones, como: tos diaria, mucosidad, dificultades, para respirar, sibilancias, presión en el pecho, labios con tonicidad azul, baja energía y pérdida involuntaria de peso.

Para la medicina, esta enfermedad no tiene cura, pero se puede evitar de varias formas:

• Dejando de fumar

• Evitando la inhalación de sustancias y gases tóxicos

• Vacunándote en contra de infecciones respiratorias

• Mediante tratamientos farmacológicos El diagnóstico oportuno, a través de chequeos constantes, ayuda que se le pueda dar seguimiento en adecuadamente para impedir que siga progresando. De igual forma, se recomienda consultar a un experto ante cualquier síntoma.

“Vivía en constante peligro”

“Para muchos, cinco años es poco; para mí, fueron suficientes porque en ese corto periodo los vicios me destruyeron. De los 12 a los 17 años, tomé, fumé y me drogué con marihuana, piedra, cocaína y activo.

Como era de esperarse, no me trajeron nada bueno, al contrario, me volví más agresivo, violento y rebelde con la familia. Me peleaba con todo el mundo, en la calle, en donde fuera. Por esta razón, siempre me acusaban de agresiones a los demás, vivía en constante peligro con amenazas.

Perdí muchas cosas de valor y dinero por lo mismo. Si no fuera por Dios que usó a mi mamá para que me trajera al Tratamiento en contra de los vicios no sé qué hubiera sido de mí.

En este lugar cambió mi vida, pues obedeciendo y haciendo todo lo que me enseñaban fui transformado. Ahora soy libre de los vicios”, Iván García.

Quizá te interese: El obispo Edir Macedo revela el secreto para una vida de paz

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/01/13/epoc-la-enfermedad-de-los-fumadores/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games