«La corriente se llevó mi casa y me dejó sin nada, tengo mucha tristeza»

«La corriente se llevó mi casa y me dejó sin nada, tengo mucha tristeza»

Por Social Media

Chiapas, México. – De acuerdo con información de las autoridades, 649 localidades de este estado sufrieron los estragos de las torrenciales lluvias de las últimas semanas. Las pequeñas casas de madera y lámina no resistieron la creciente del río y fueron arrastradas por la corriente dejando a cientos de familias sin hogar.

Nichen y el Chanal fueron de los lugares más afectados por las inundaciones derivadas de la tormenta tropical ETA y el frente frío número 11, dejando un aproximado de 50 000 personas damnificadas al sureste de México. «Mi casa se hundió. La corriente del agua la levantó, perdí todo. El agua se llevó mi cocina, ropa, televisión, mi colchón todo, ya no tengo nada», dijo María, consternada.

Sin embargo, La Universal a través de los voluntarios del T-Ayudo no se podía quedar de brazos cruzados ante el dolor de quienes sufren, por esta razón implementó una caravana de ayuda alimentaria para auxiliar al pueblo chiapaneco. Fue un viaje intenso de más de 24 horas de recorrido en carretera, más dos horas y media caminando por la montaña para llegar adonde estaban los tzotziles, una comunidad indígena del estado de Chiapas.

Fueron 8 toneladas de alimento repartidas entre la población, además de ropa, pero, lo más importante, fue el momento de reflexión, pues el pastor responsable por este trabajo social no perdió la oportunidad para invitar a los presentes a tener un encuentro con Dios y buscar la guía del Espíritu Santo, ya que él es el único que puede conducirlos a la felicidad verdadera.

No obstante, T-Ayudo sabe que aún hay mucho por hacer y son diversos los lugares donde necesitan que los voluntarios lleguen con su solidaridad, por eso te agradecemos las donaciones brindadas con alimentos no perecederos y los kits de higiene personal, pues gracias a tu apoyo estos recorridos son posibles.

Para muchos de los habitantes de este lugar, ir a donde estaba el convoy era difícil. Por eso, los voluntarios, subieron a la sierra para llevar a la puerta de sus hogares las despensas que amablemente donan quienes acuden a la Universal.

«Agradezco que hayan venido hasta acá, ustedes son una bendición. Me siento muy contenta porque tengo con qué alimentar a mi familia, como pueblo indígena sufrimos la escasez de comida. Dios se los multiplique».

La Universal agradece la colaboración de todas las personas que hacen posible esta labor social con sus donativos voluntarios. Así como a todas las autoridades y a todos aquellos que nos brindan las facilidades para llevar a cabo este trabajo.

  • Padres e hijos

Ofrenda Online

¿Hay felicidad en el matrimonio sin un acuerdo de la pareja?


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/12/25/la-corriente-se-llevo-mi-casa-y-me-dejo-sin-nada-tengo-mucha-tristeza/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games