La estrategia del mal para derribar a los que son de Dios

La estrategia del mal para derribar a los que son de Dios

Por Departamento Web

Puede parecer extraño, pero es ante innumerables victorias que esta sigilosamente, ha sido ejecutada

El diablo nunca desiste de cumplir su propósito que es el de matar, robar y destruir (Juan 10:10). Cuando él no logra impedir que la persona conozca a Dios, por ejemplo, entonces, cambia de estrategia y empieza a trabajar, a fin de hacer que los que conocen al Altísimo se exalten.

¿Y eso qué significa?

Vamos a analizar el siguiente pasaje bíblico, en el que Dios habla con David:

“Ahora, pues, dirás así a mi siervo David: Así ha dicho el Señor de los Ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel; y he estado contigo en todo cuanto has andado, y delante de ti he destruido a todos tus enemigos, y te he dado nombre grande, como el nombre de los grandes que hay en la tierra” (2 Samuel 7:8-9).

Aquí, Dios se presenta como el Señor de los Ejércitos —y ejército hace referencia a la guerra—, para que David no olvidara que solo había llegado a donde llegó, es decir, a rey en Israel, no porque se había convertido en un guerrero experimentado y mejor que los demás. Sino porque Dios estaba con él.

Sin embargo, muchos olvidan de dónde salieron y de cómo Dios los encontró y cómo ha estado con ellas. De esta manera, empiezan a creer que sus vidas han tenido éxito porque son más usados por Dios o más ungidos. Que tienen más fe o sacrifican más. Es decir, que crecieron por medio de sus propios recursos.

La persona deja de depender de Dios y de colocarlo como el centro de su vida. Olvidan lo que el Señor Jesús dijo: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en Mí, y Yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de Mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).

Peligro inherente a todos

No depender de Dios genera debilidad, pérdida de la visión espiritual y, fatalmente, el riesgo de perder la Salvación del alma. Como dicen las Santas Escrituras, es necesario revestirse de toda la armadura de Dios para que, incluso después de haber resistido las luchas, continuar firme en la fe (Efesios 6:13).

Y que, al igual que el apóstol Pablo —que no se consideró ser alguien importante y en todo el vigilaba—, no se dejó llevar por las emociones humanas. “… sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” (1 Corintios 9:27).

Permanezca siendo siervo del Altísimo

Reconocer que depende de Dios en todo es una característica de todo aquel que se coloca en la posición de siervo del Señor. Su mayor placer está en cumplir la voluntad del Padre sabiendo que toda honra y gloria le pertenecen, exclusivamente, a Él.

Por esa razón, todos los miércoles se lleva a cabo la Escuela de la Fe. En el Templo de los Milagros, ubicado en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya. Los horarios son 7:30 a. m., 10 a. m., 12 p. m., 4 p. m. y, especialmente, a las 7 p. m. O si lo prefiere, asista a la Universal más cercana a su domicilio. Consulte aquí la lista de direcciones. ¡Agéndelo y participe!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/10/09/4-actitudes-que-hacen-que-su-matrimonio-sea-un-campo-de-batalla/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games