Enfermedades sin explicación aparente

Enfermedades sin explicación aparente

Por Editores 2

Cierto tipo de malestares podrían tener un origen espiritual

Ante un dolor físico, hay quienes acu­den con el médico, pero a pesar de los estudios, tratamientos, revisiones y visitas a especialistas, no descubren la raíz de su enfermedad.

El obispo Edir Macedo explicó que «las enfermedades espirituales son aquellas que presentan síntomas como las enfermedades comunes sin que los médicos logren localizar o diagnosticar sus causas. El paciente muchas veces se enoja y duda de la capacidad de aquel médico. Consulta a muchos otros sin ob­tener el resultado esperado en ninguno de ellos. Incluso, los mismos médicos canalizan a sus pacientes con otros es­pecialistas suponiendo que el origen es psicológico… y nada.»

Son innumerables las personas que sufren por este problema sin saber el origen, pero ¿cómo ponerle fin? La úni­ca manera, según comenta también el obispo, es haciendo un pacto con Dios.

«Aunque una gran cantidad de enfer­medades son ocasionadas por algún mal espiritual, este no siempre es evidente. Ahora bien, cuando él es expulsado de la vida de la persona, mediante oracio­nes de liberación, la cura es inmediata», recalcó.

Si tienes malestares que medica­mente no tienen explicación y quieres erradicarlos, participa en los viernes de liberación. Dicha reunión se lleva a cabo en el Templo de los Milagros a las 7 de la noche (Av. Revolución núm. 253, col. Ta­cubaya) y en todas las Universal del país. Consulta las direcciones haciendo clic aquí.

Lea también: Problemas internos: más allá de lo psicológico

«Caímos enfermos y no sabíamos ni por qué»

«Nuestra vida estaba bien, no teníamos problemas económicos, había armonía en la familia… pero, de un día para otro, mi hijo y yo nos enfermamos. Acudimos con diversos médicos, nos hacían estudios, revisiones minuciosas sin encontrar el ori­gen de nuestras enfermedades.

Mi hijo perdió 25 kilos en un mes, por esa característica decían que tenía diabe­tes; sin embargo, no era algo seguro. Yo empecé a sufrir ataques de pánico, perdí la audición, me daba miedo salir a la ca­lle, me deprimí; mi actitud era tan extra­ña que la gente se alejó de nosotros.

Esta situación afectó nuestra econo­mía, buscamos diversas maneras de sa­lir adelante, hasta visitamos brujos. No obstante, no había una solución para nuestro problema. Un día me invitaron a la Universal, como estaba desesperada acudí. Por primera vez sentí paz, no supe de dónde me salían tantas lágrimas; sin embargo, me desahogué con Dios. Salí con esperanza.

Cada viernes estaba puntual en la reu­nión, tenía fe de que el mal que estaba ac­tuando en mi salud saldría de mi vida y así fue. Dios me honró. Actualmente, mi hijo y yo estamos sanos, recuperamos nuestra buena condición económica, no tengo mie­do de salir a la calle, escucho perfectamen­te bien. El mal que nos atormentaba fue expulsado gracias a la acción del Espíritu Santo.» -Norma Ramírez

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/09/13/enfermedades-sin-explicacion-aparente/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games