Humildad: una virtud de todo nacido de Dios

Humildad: una virtud de todo nacido de Dios

Por Departamento Web

Para servir al Altísimo es necesario estar en el centro de Su voluntad

Hay muchas características que definen a una persona que se somete a Dios, pero una de las principales es la humildad.

En cambio, las personas que siguen las orientaciones del mundo o sus propias voluntades son orgullosas.

“Usted nunca verá a una persona orgullosa llena del Espíritu Santo. Porque ella está tan llena de sí misma, que no hay espacio para otro, mucho menos para el Espíritu Santo”, señaló el obispo Edson Costa, en una de las reuniones que realizó en el Templo de Salomón, Brasil.

Cuidado con el orgullo

La Biblia hace varias advertencias sobre el peligro del orgullo. Por ejemplo, en Proverbios encontramos la siguiente orientación: “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu” (Proverbios 16:18).

“La primera cosa que la persona necesita tener para entrar al Reino de Dios es la humildad de espíritu. No es la humildad externa, es la interna”, agregó.

El ejemplo de Abraham

El obispo Edson, asimismo, recordó el ejemplo de Abraham. Cuando Dios ordenó que el patriarca se apartara de su familia y fuera a un lugar distante, él obedeció rápidamente (Génesis 12).

“Fue la primera vez que él oyó la voz de Dios. Él no sabía quién era Dios. Abraham estaba en medio de un pueblo pagano. Él ya estaba muy bien enraizado a aquella tierra. Ya tenía sus costumbres, cultura, dioses, zona de confort. Entonces, vino una voz que nunca había oído y le dijo que fue a un lugar que aún no había sido mostrado. ¿Quién de nosotros habría obedecido esa voz? Era necesario ser muy humilde para eso”, señaló.

El ejemplo de Zaqueo

De manera similar, en la Biblia, Zaqueo mostró tener esa misma característica. Pues él recibió al Señor Jesús alegremente en su casa y decidió reconciliarse con el Maestro. A su vez, el Hijo de Dios afirmó: “Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham” (Lucas 19:9).

Sobre este fragmento bíblico, el obispo Edson analizó: “¿Por qué el Señor Jesús lo llamó ‘hijo de Abraham’, si bien Zaqueo era un ladrón, que se enriqueció a expensas de los demás? Fue porque él tuvo humildad de espíritu. Para que un hombre rico suba a un árbol con la intención de ver al Señor Jesús pasar, esto es exponerse al ridículo. Pero él no quería saber lo que los demás pensarían. Él solo quería tener un contacto con el Señor Jesús”.

Muchos Lo ignoran

De la misma manera, Dios evalúa la humildad de las personas en los días actuales.

“Tal vez, Dios ya dijo algo que era para que usted tomara una actitud de prisa y usted se la pasó preguntándole a Él. Tal vez, Dios dijo: ‘Deja esa relación, porque te llevará al infierno’. Una relación que no tiene que ver con la fe. Pero el corazón es tan orgulloso que se cree superior a la voz del Altísimo”, enfatizó.

Usted puede cambiar

Para finalizar, el obispo Edson aclaró que el Espíritu Santo aún desea encontrar corazones humildes en los que Él pueda entrar y derramar Su gloria y presencia.

La buena noticia es que usted puede empezar a oír la voz de Dios y vaciarse de su propia voluntad, para someterse a Su deseo.

Para esto, haga una oración sincera de arrepentimiento. Usted no necesita usar palabras bonitas, todo lo que Jesucristo desea es un diálogo sincero.

Participe hoy mismo en una reunión en el Santuario de la Fe, en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya o en el Centro de Ayuda Universal más cercano a su domicilio (consulte la lista de direcciones).

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/04/07/humildad-una-virtud-de-todo-nacido-de-dios/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games