Bilis: lo que no sabías de esta sustancia

Bilis: lo que no sabías de esta sustancia

Por Departamento Web

Seguro has escuchado, más de una vez, que cuando alguien se enoja derrama la bilis, pero ¿sabías que esa sustancia es esencial para el buen funcionamiento del intestino?

El hígado produce y segrega la bilis para que, a su vez, esta pueda pasar por conductos o pasajes y almacenarse en la vesícula biliar, además de ser la encargada de ayudarnos a digerir las grasas.

“Cuando consumimos grasas en los alimentos, vienen en cadenas muy largas como para poder absorberlas a nivel intestinal, entonces hay que fragmentar esas cadenas en ácidos grasos, es ahí donde entra la función de la bilis”, explica el doctor Moisés Masri, cirujano general y gastroenterólogo. Sin embargo, cuando los conductos biliares se bloquean, la bilis no pasa por el intestino y puede provocar ictericia por lo que una intervención biliar ayudaría a drenar el exceso de la sustancia en el cuerpo.

No obstante, antes de realizar un procedimiento quirúrgico, los médicos deben asegurarse que la coagulación sanguínea sea normal y que los riñones estén funcionando correctamente.

“Si no tuviéramos bilis en el cuerpo no podríamos digerir las grasas, seríamos incapaces; por eso esta sustancia es natural y fundamental, así como lo es la saliva”, finalizó Masri.

“Nadie podía sanarme… a excepción de Dios”

“De la nada, mi hígado empezó a dar problemas. Sí, bajé repentinamente de peso, pero tanto eso como el sueño excesivo, lo adjudiqué a la presión generada por el trabajo. La comezón que sentía creí que era por el agua que tomaba, hasta que mi esposo me comentó que mis ojos se veían amarillos.

Solo cuando me sentí más sofocada y débil, acudí al doctor. Si bien al principio no detectaron ninguna anomalía, luego de unos análisis de sangre me dijeron que mi bilis estaba alta y requeriría más estudios, mismos que sirvieron para detectarme un calculo en el hígado. A pesar del silencio de los doctores, yo sabía que algo malo pasaba conmigo, la comezón no me dejaba dormir, descansaba tres horas cuando mucho. La bilis en el ser humano debe ser 1.25, sin embargo, yo la tenía en 17.

¡Estaba incontrolable, envenenaba mi sangre y requería una cirugía urgente que no se pudo llevar a cabo porque mi sangre no coagulaba!

Estando en La Universal, creí que Dios era el Único que podía sanarme, oré y usé mi fe para pedirle que hiciera en mí Su voluntad. Puse mi confianza en Él hasta que los resultados de unos estudios arrojaron que mis órganos estaban sanos. El doctor confirmó lo que los estudios decían y no fue necesario operarme. Aun cuando él dijo que nada desaparecería los calculos comprobé que la fe hace milagros”, Cecilia Luna.


Participe los días martes de la Reunión de Sanidad en el Centro de Ayuda Universal más cercano.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/02/12/bilis-lo-que-no-sabias-de-esta-sustancia/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games