Monte Hermón: El lugar para ser transformados

Redes Sociales

Monte Hermón

  • Si estás cansado de cometer los mismos errores, de querer actuar de una forma y no poder, desde este monte, si tú crees de verdad, Dios podrá ayudar a hacer en ti la transformación que necesitas.

Monte Hermón: para nunca más ser los mismos

  • Al concluir el Ayuno de Daniel, obispos y pastores de todos los Centros de Ayuda Universal en el mundo subirán este monte santo, el lugar donde el Señor Jesús fue transfigurado ante los ojos de sus discípulos.

En el fondo, ninguna persona ignora cuáles son sus errores. Posiblemente no exista un solo individuo en el mundo que no haya intentado cambiar, por lo menos una vez, un mal hábito o eliminar una debilidad. No obstante, a la gran mayoría le falta fuerzas o motivación. Miguel Silveira, experto en conducta y egresado de la Universidad Complutense de Madrid, explica: «En realidad resulta lógico que quien viene comportándose y pensando de un modo determinado considere improbable llegar a ser de otra manera».

Después de tantos intentos fallidos, de querer cambiar y no poder, la tendencia es conformarse, hacer parte de la personalidad deslices o actitudes inconvenientes. Pero actuando así, a la larga o inmediatamente los daños causados a otros y a sí mismo aparecerán. «Si una persona quiere cambiar puede empezar modificando sus comportamientos, practicando los opuestos a los que venía haciendo y que no le convenían, o haciendo los que corresponden al objetivo que se fije como cambio», recomienda Silveira.

La ayuda que necesitas

Para que un cambio pueda convertirse en permanente, necesitas una transformación interna. Si el pasado te provocó heridas, si te sientes confundido y no sabes cómo reaccionar, si te resulta imposible pensar diferente (aunque sepas que lo necesitas), esfuérzate, haz lo correcto y acércate a Dios para que Él haga esa transformación en ti.

Está escrito: «[Dijo Dios:] “Levántate y ve a la casa del alfarero. Allí te daré un mensaje.”

Yo me dirigí a la casa del alfarero, y lo encontré trabajando sobre el torno. La vasija de barro que él hacía se deshizo en su mano, así que él volvió a hacer otra vasija, tal y como él quería hacerla. Entonces la palabra del Señor vino a mí, y me dijo: “Casa de Israel, ¿acaso no puedo yo hacer con ustedes lo mismo que hace este alfarero? Ustedes, casa de Israel, son en mi mano como el barro en la mano del alfarero”» (Jeremías 18:6).

Este Ayuno de Daniel —que dio inicio el pasado domingo 20 de septiembre y terminará el próximo domingo 11 de octubre— es la oportunidad perfecta para recibir tal transformación.

Para cerrar dicho propósito, los obispos y pastores subirán el Monte Hermón, lugar donde el Señor Jesús fue transfigurado, para pedir a Dios a tu favor y que, por la fe, tú también seas transformado internamente en otra persona. Te esperamos este domingo a las 10 a. m. en el Centro de Ayuda Universal más cercano para que conozcas los detalles. No pierdas esta oportunidad.

 

Desde este monte, puede venir tu bendiciónMonte Hermón

Es hermoso y ha sido fuente de inspiración para poetas de diversas naciones. Su rocío ha nutrido las tierras israelitas desde antaño. De su deshielo se forman tres brazos de corrientes de aguas que desembocan en el río Jordán. Es el punto más alto de la nación israelí, lugar estratégico de vigilancia, y el lugar desde el cual Dios prometió enviar bendición y vida eterna (Salmos 133:3). Es el monte Hermón.

Allí, el Señor Jesús fue transfigurado ante los ojos de tres de sus discípulos. Y en este mismo monte, los apóstoles oyeron a Dios Padre decir: «Tú eres mi hijo amado en quien yo tengo placer» (lee 2 Pedro 1:16-18).

El monte Hermón es el sitio que cerrará con broche de oro el Ayuno de Daniel, a 2,814 metros de altura. Obispos y pastores clamarán desde el mismo para que tú puedas oír esa voz en tu alma, para tener acceso a las bendiciones más hermosas prometidas por Él en la Biblia y a la vida eterna.

Comments

comments