Todo es vanidad

Todo es vanidad

Por Social Media

Para explicar la fugacidad de la vida, las Escrituras la comparan con la neblina que rápidamente se disipa y con la hierba que nace y se marchita en un solo día. Por eso, «debajo del sol» TODO es vanidad.

Esta afirmación no es pesimismo ni exageración. Cuando Dios nos dice que por aquí, hasta la mejor de las acciones humanas puede culminar en el pecado de la vanidad, significa que, en este mundo caído, la naturaleza humana, siempre buscará inclinarse a lo que es vano y superficial.

Voy a escribir algunas publicaciones sobre la vanidad en varios aspectos de la vida, como en la profesión, en la riqueza, en la religión y en el conocimiento. Hoy empiezo por la belleza.

Precisamente, porque vivimos en un mundo obsesionado por la apariencia. Por eso hay tantos gimnasios, clínicas estéticas, cirugías plásticas, bótox y tiendas.

La exigencia por una buena apariencia siempre existió, pero la sociedad actualmente mide a las personas cada vez más por su imagen.

Por lo tanto, un sufrimiento psicológico se instaló en el mundo femenino, porque el modelo de belleza es tan alto que ni las mujeres más bonitas lo cumplen. ¿Usted ya escuchó que las modelos necesitan ser retocadas en Photoshop?

Recae sobre la mujer un peso tan grande de ser bonita, elegante y atractiva que, la vanidad dejó de ser pecado y el pecado es tener arrugas, 2 kg de más, celulitis o el cabello blanco, por ejemplo.

No hay ningún problema en cuidarse, maquillarse o tener cualquier otro cariño por su apariencia, pero en el mundo espiritual, la belleza no es fundamental.

Cultivar exageradamente la belleza puede abrir una puerta para el pecado de la vanidad, que en el futuro nos condenará.

¿Pero, entonces, cómo arreglarnos sin estar pecando?

Hay pecado cuando el cuidado con el exterior es mayor que el cuidado interno. Vea algunos ejemplos que revelan desequilibrio:

*Podemos maquillarnos, pero sin que eso exija horas en el baño

*No gustarse o no lograr exponerse en público al natural

*No poder estar sin hacer compras para sí misma

*Pasar horas pensando en belleza, moda y afines

Sin embargo, no podemos ser necias, porque la vanidad es pecado, así como el relajamiento y la pereza también lo son.

Cuando hablamos sobre el tema, hay personas que llevan todo al extremo, y creen que solo deben bañarse. Porque, si de un lado están los que exageran, del otro lado están los que carecen. Pero quien está en la fe, tiene equilibrio en todo, y discierne lo que conviene de lo que no conviene.

Por Núbia Siqueira

Ofrenda Online

La guerra contra los malos pensamientos

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/07/29/todo-es-vanidad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games