Mi carta para las mujeres

Mi carta para las mujeres

Por Social Media

Nuestro Dios es soberano sobre todo y todos

Muchas personas aprovechan el Día Internacional de la Mujer para hablar de nuestros derechos, para hacer reivindicaciones y protestar. Yo agradezco a Dios por las buenas conquistas, pero no puedo dejar de resaltar que en el «paquete» no solo vinieron ganancias. Pero, eso queda para otra publicación, ja, ja…

Realmente quiero mucho que todas las mujeres supieran que lo que ellas anhelan alcanzar con gritos o con la fuerza, lo pueden lograr teniendo comunión con Dios.

¡Exactamente! Por medio de la fe, nosotras podemos volvernos empoderadas de manera única.

La Biblia muestra a un Dios que convirtió a Ester —una joven huérfana— en reina del mayor imperio del mundo; Rut, una viuda extranjera, en una mujer casada con un hombre de carácter, próspero y amable, el mejor «partido», por decirlo así, en ese momento. Además de eso, Rut fue bisabuela del mayor rey de la historia de Israel —David. Dios también tomó a una joven de una familia simple —María— e hizo de ella la «bendita entre las mujeres», por haberle dado el privilegio de dar a luz al Señor Jesús cuando vino como Hombre al mundo.

Entonces, experimente tener fe como estas y muchas más mujeres que tienen sus historias narradas en la Santa Biblia. Ellas hallaron la gracia a los ojos de Dios, porque fueron humildes, no exaltadas o pendencieras, tal y como la sociedad ha inspirado que las mujeres sean hoy. Ellas no tuvieron una vida fácil, sino que pasaron por grandes problemas, sin embargo, confiaron en Dios, dependieron de Él y vencieron.

En este momento, usted puede estar en la noche más larga de luchas y tribulaciones, pero, al vivir una fe genuina en el Altísimo, los rayos brillantes de un nuevo día brillarán, una nueva vida y nuevas oportunidades surgirán.

Para terminar, ¿vamos a preparar una receta diferente?

Tome sus luchas, después tome las buenas promesas de las Escrituras; agregue una generosa medida de fe y otra de obediencia. Ahora, mezcle todo bien y, sin ansiedad, espere el resultado. Dios actúa sin retraso; en el tiempo correcto, verá la gloriosa manifestación de Dios. Es decir, el resultado puede venir inmediatamente o tendrá que esperar un poquito, pero siempre viene. ¡Esta receta nunca falló para quien creyó!

Lo digo porque veo a muchas mujeres preparando una receta nada buena para sus vidas. Ellas agregan lágrimas, amargura, indignación y reclamaciones sobre el luto, el abandono, las traiciones o las decepciones, por eso continúan sufriendo. En lugar de eso, ponga fe, y fe sin límites, porque mientras más fe, mayor será el giro que el Señor Jesús hará.

Nuestro Dios es soberano sobre todo y todos. Por eso, Él puede ver y controlar desde los acontecimientos más importantes del universo, hasta los pequeños eventos que pasan en la cocina de nuestra casa. ¡No hay nada difícil para Él!

Usted puede dudar de muchas cosas, como el pronóstico del tiempo, la palabra de los políticos o de la eficacia de un cosmético, pero nunca dude de Dios. ¡Él es totalmente confiable!

Por lo tanto, la fe es la virtud que más concede poder y dignidad para las mujeres.

Es imposible que la verdadera y eterna honra provenga de una profesión destacada, de un bello estatus social, de una buena apariencia, de una bolsa de marca o de una carta firmada por algún órgano del gobierno que dice esto o aquello sobre nosotras.

Entonces, ¡vivamos la fe y veamos las cosas grandes que Dios puede hacer por medio de nosotras!

Por Núbia Siqueira

Ofrenda Online

Y las puertas del infierno no prevalecerán…

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/03/25/mi-carta-para-las-mujeres/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games