Ermitaños modernos: No quieren salir de casa y prefieren aislarse

Ermitaños modernos: No quieren salir de casa y prefieren aislarse

Por Departamento Web

Los llaman hikikomoris y su estado, más que preferencia, es una enfermedad

“Hikikomoris” es un término en japo­nés que traducido al español sig­nifica “aislado”. Esta palabra ya fue usada para nombrar al síndrome que se caracte­riza por la preferencia a mantenerse solo, en casa, durante días o incluso años.

Los hikikomoris, busca permanecer a solas y se conecta al mundo mediante la tecnología, aunque a toda costa evita las relaciones reales.

Causas confusas

Especialistas han encontrado que el es­trés, el miedo o el deseo de huir de cual­quier tipo de presión social son las causas más frecuentes de este nuevo síndrome. Sin embargo, aún queda mucho por ex­plorar sobre el tema. En una encuesta no oficial se calcula que por lo menos dos de cada 10 jóvenes en México viven con este problema que, a mediano plazo, genera en el individuo rasgos violentos, paranoia e incluso depresión.

¡Libérate!

Si has sufrido con este síndrome o co­noces a alguien así, en la Universal podrás encontrar ayuda. Los viernes son los días para tratar males como este desde un pla­no espiritual. No dejes que la soledad o la guerra en tu mente acabe con tu alegría de vivir.

Lea también: Soledad, más mortal que ser obeso, aseguran

“Oía voces que me incitaban a matar a mi familia”

“Encontré un trabajo de bru­jería hecho con fotos y prendas de vestir mías y de mis seres queridos… A partir de enton­ces, muchas cosas comenzaron a salir mal…

A mi madre le dio cirrosis he­pática, estaba enferma también de los riñones y ella no podía ca­minar por su propia cuenta. Yo, aunque en el fondo amaba a mi familia, escuchaba voces que me incitaban a matarlos. Me llené de odio, nació en mí el deseo de drogarme y consumí marihuana y cocaína. Inexplicablemente sentía la necesidad de lastimar a otros y lastimarme. Nuestras vidas se llenaron de oscuridad. Hasta eco­nómicamente nos fuimos para abajo.

Después de buscar ayuda -in­cluso con brujos- sin encontrarla, un conocido le habló a mi mamá de la Universal. Acudiendo nos dimos cuenta de que la perseve­rancia sería importante si quería­mos acabar con el mal que nos habían hecho. Después de un proceso para liberarnos de esa maldición, el primer resultado vino: mi mamá sanó de sus enfer­medades.

Poco a poco abrí los ojos y cam­bié, ya no me sentía triste, decidí dejar las drogas, le pedí ayuda a Dios y me dispuse a ser mejor. Vencí esas voces en mi mente y ahora amo a mi familia. Econó­micamente, Dios nos mostró el camino a seguir y ya no pasamos necesidad.

Un trabajo de brujería inició una desgracia, pero Dios fue más fuerte que ese mal.” -Marisol García

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/07/12/ermitanos-modernos-no-quieren-salir-de-casa-y-prefieren-aislarse/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games