¿Usted sirve a Dios o a sí mismo?

¿Usted sirve a Dios o a sí mismo?

Por Departamento Web

El obispo Macedo realizó una reunión con todos los obreros en el Templo de Salomón.

Quien lee la Biblia logra notar la verdadera misión del Mesías al venir a la Tierra. Él vivió para hacer la voluntad de Dios y, por eso, se sometió a todo tipo de sacrificios. Sufrió en nuestro lugar, se humilló al vestirse de un cuerpo sujeto a las necesidades humanas.

Él dejó el ejemplo que todo hijo de Dios debería imitar. Pero, lamentablemente, lo que vemos entre los que dicen ser siervos del Altísimo es lo contrario. Muchos están cayendo en tentación, se dejan llevar por las inclinaciones de la carne y de servir a Dios con toda su vida.

El pasado 6 de abril, el obispo Edir Macedo abordó este tema durante la reunión de los obreros, en el Templo de Salomón. Él explicó lo que se espera de todo hijo de Dios en este mundo.

“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Filipenses 1:21).

“El apóstol Pablo quiere decir que todo lo que Jesús vivió, nosotros también lo tenemos que vivir. Sacrificarnos por Él de la misma manera en que Él se sacrificó por nosotros. La vida del obrero funciona en función de su fe y su pensamiento debe estar enfocado en las cosas de Dios, en rescatar a los que están en las garras del mal”, afirmó.

Para ello, el siervo del Altísimo debe dejar la ansiedad por las conquistas materiales, pues eso conlleva un gran riesgo para la propia Salvación. “No tiene nada de malo luchar por la familia, la vida financiera, sentimental, etc. El problema es que, en la obsesión de realizar estos sueños, la persona se inclina hacia lo que el mundo le ofrece. Está tan obsesionada en estas cosas que, poco a poco, deja a Dios a un lado para servirse a sí misma. Y ahí es cuando ella cae en pecado, queda sujeta a los ataques de satanás y a la pérdida irreparable de la Salvación”, aclaró.

Protéjase

Permanecer atento y enfocado en las cosas del Reino de Dios es la manera de dejar la fe y la Salvación protegidas de los ataques del mal y de la comodidad. “Para vencer mi carne, mis deseos y este mundo, tengo que luchar, consagrar mi vida y servir a Jesús. Mientras yo Lo sirva, estoy activo y Él me protege. Pero, si por casualidad saco un ‘permiso para descansar’, empiezan los ataques”, dijo el obispo.

Conquistar y mantener la Salvación son las cosas más difíciles, por eso, todo cuidado es poco en este ámbito. No entre a la zona de confort espiritual, multiplique su Salvación, ayude a las personas y luche para no caer en la comodidad.

Forme parte de uno de los grupos y proyectos de la Universal y asista semanalmente a la Escuela de la Fe, reunión que se lleva a cabo todos los miércoles en el Santuario de la Fe, en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya, y en todos los Centros de Ayuda Universal. Los horarios son 7:30 a. m., 10 a. m., 4 p. m. y especialmente a las 7:30 p. m.

Encuentre la dirección del Centro de Ayuda más cercano a su domicilio haciendo clic aquí.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/04/10/usted-sirve-a-dios-o-a-si-mismo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games