Si pobre naciste, ¿pobre morirás?

Si pobre naciste, ¿pobre morirás?

Por Departamento Web

De acuerdo al informe “Desigualdades en México 2018”, de El Colegio de México, en el país solo el 2 por ciento de los nacidos en hogares pobres obtendrán un mejor nivel de vida en su etapa adulta. En contraste, quienes nacen en hogares con buen poder adquisitivo tienen amplias posibilidades de mantener su posición con el paso del tiempo.

Pero ¿qué hacer ante un panorama poco alentador? ¿Cómo superarse cuando, según los investigadores, habrá pocas opciones de progreso? Para el obispo Edson Costa, experto en temas de finanzas y conferencista de la Nación de los Vencedores en el Templo de Salomón, la fe en Dios puede transformar cualquier pronóstico negativo por más catastrófico que este parezca.

“Lo que hará la diferencia ante un escenario de pocas oportunidades es la actitud. Uno puede resignarse a lo que se dice o revelarse contra ello y aliarse al Señor. Es imposible que Dios deje desamparado a quien pone su vida en Sus manos y obedece Su Palabra. Su Promesa es ‘Derramaré bendiciones hasta que sobre abunde’; no importa cómo ni lo que pase en un país, Él lo dijo, lo ha hecho y lo seguirá haciendo en la vida de quienes creen”, dijo.

Si quieres ir contra todo pronóstico y no ser parte de las estadísticas negativas, participa en la Nación de los Vencedores, una reunión que te dará visión, ideas e innovación. La cita es este lunes, en el horario de tu preferencia, en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya. Ten fe, ánimo y disposición para luchar, no te conformes a seguir viviendo con carencias.

“Tres años estuve desempleada, pero todo cambió cuando hice un pacto con Dios”

“Tras laborar por 14 años en una empresa, me despidieron. Para mí fue un golpe emocional muy fuerte porque era mi sustento, pasé tres años desempleada. Me deprimí porque tuve que cambiar drásticamente mi vida, no tenía para solventar todos los gastos, no me alcanzaba para pagar la colegiatura de la escuela de mi hijo, pedíamos dinero prestado para comprar comida, hasta empeñamos unas joyas, — tenía la esperanza de recuperarlas, pero no pude —.

Con mi esposo discutía mucho porque nos tensábamos al ver que, por más que luchábamos, no salíamos de esa mala racha. Al estar en esas condiciones, me enteré de las reuniones que se hacen en la Universal los días lunes; acudí porque necesitaba de un milagro que transformara mi mala economía.

Durante las prédicas nos hablaron de las promesas que Dios tiene para quienes obedecen Su Palabra y usan la fe. Hice válida esa exhortación, haciendo un pacto con el Señor: decidí poner en práctica Sus mandatos y dejé que me guiara.

Hoy tengo mi propio despacho contable y estoy apunto de abrir otro. Tomada de Su mano, expandí mi visión, dejé de aspirar a ser empleada para convertirme en dueña de mi negocio. Definitivamente, hacer un pacto con Él y Su Palabra ha sido lo mejor que me pudo pasar en la vida”, Alicia Hernández.

La reunión se realiza todos los lunes en el Santuario de la Fe, Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya. Los horarios son 7:30 a. m., 10 a. m., 12 p. m., 4 p. m., 6 p. m. y, especialmente, a las 7:30 p. m.

Encuentre la dirección de otros Centros de Ayuda en este sitio.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/04/01/si-pobre-naciste-pobre-moriras/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games