¡Dios derriba las puertas que te han cerrado!

¡Dios derriba las puertas que te han cerrado!

Por Social Media

Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía” (Josué 6:1).

La ciudad de Jericó era un lugar de paso, estaba en medio de todo. Si alguien quería ir al Jordán, a los prados o a los valles, tenía que atravesar dicho lugar. Las puertas estaban abiertas para que las caravanas pudieran cruzar.

Pero, cuando los hebreos quisieron pasar para poder llegar a la Tierra Prometida, el rey de Jericó mandó cerrar las puertas. Esto impedía que el sueño de los israelitas se hiciera realidad.

Actualmente, el diablo cierra las puertas de uno o más ámbitos de tu vida (si no es que siempre las mantuvo cerradas). El amor, la familia, la economía, los vicios, todo va mal y/o va empeorando. Miras a tu alrededor y ves que otros logran fácilmente todo lo que quieren; haces exactamente lo que hicieron, pero no funciona. Entonces, ¿qué hacer?

Cada sábado se lleva a cabo una reunión especial en donde puedes aprender a combatir tus problemas de forma diferente.

No tienes por qué intimidarte. Si te han cerrado la puerta en la cara, es el momento de clamar al Dios que no abre puertas, sino que las derriba para que puedas pasar.

 

 

Cuando creyeron que todo estaba perdido, esto les pasó…

 

Sonia Flores

Durante 20 años, tuve diversas enfermedades, pasé por el quirófano casi siete veces y tenía programadas dos cirugías más antes de llegar aquí. Perseverando en la reunión de Casos Imposibles, le dije a Dios que ya no quería que me operaban, pues sufría mucho e incluso perdí muchos órganos.

Sin duda, Él me respondió porque desde que empecé a usar mi fe, no me he vuelto a enfermar ni me han vuelto a operar. A pesar de que el médico dijo que era necesario hacerlo, mi clamor me trajo sanidad”.

 

 

María Teresa

Hace 20 días, mi hijo tuvo un accidente. Con un cuchillo le lastimaron el intestino y los médicos no le daban esperanza de salvarse.

Aun cuando mi hija pensaba que su hermano moriría, no lo acepté y clamé a Dios por él.

Lo operaron y aunque salió bien se complicó, por lo que el doctor dijo que era necesaria otra operación. Al usar mi fe en la reunión de los Casos Imposibles, sanó de todo sin necesidad de otra cirugía, se recuperó y hasta se metió a trabajar”.

 

 

Quizá te interese: “El espíritu del altar me hizo fuerte”

Ofrenda Online

«Desde la infancia sufrí maltrato. Eso me llevó a salirme de mi casa y refugiarme en los vicios»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/06/23/dios-derriba-las-puertas-que-te-han-cerrado/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games