Abrirle las puertas a Él es abrírselas a la felicidad

Por Social Media

El Domingo de Ramos no solamente marca el inicio de la Semana Santa o se conmemora y celebra la entrada triunfal del Señor Jesús en Jerusalén (lee Lucas 19:28-44). Es el domingo que antecede el sacrificio de Jesús. De hecho, hoy en día, sí se celebra Su entrada triunfal, pero no a una ciudad, sino en el interior de cada uno de nosotros.

En la Biblia se retrata que, en aquel momento, muchos Lo recibieron con alegría, pero no todos. Conforme fue avanzando hacia la ciudad, el Señor Jesús vio y escuchó que a los fariseos (los religiosos de aquel entonces) les desagradaba su venida. Por tal motivo, al recorrer la ciudad, las lágrimas rodearon su rostro y dijo:

“¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación” (Lucas 19:42-44).

Años más tarde, Jerusalén fue devastada por los romanos bajo el comando de Tito, en el año 70 d. C. Lo que terminó entrando a la ciudad de Jerusalén fue el caos, la muerte y la destrucción. ¿Por qué? Porque hubo quienes recibieron a Jesús con disgusto, o bien, ni siquiera lo recibieron. No solo era abrirle las puertas de la ciudad, sino las de su corazón, permitiendo que Su paz, gozo y magnificencia actuaran en sus vidas.

Tal vez, en lugar de Jesús, has visto la entrada de las drogas en tu hogar, la traición en tu matrimonio, la miseria, las deudas, las enfermedades, dolores, pleitos… Quizá, todo esto te ha vencido y no ves una salida.

La misma oportunidad que recibió esa ciudad entera está tocando a tu puerta. El Señor está deseoso de que le permitas entrar en tu vida para que te deleites en Sus bendiciones y triunfes sobre todos los males que te afligen.

Te esperamos todos los domingos especialmente a las 10 a. m., en esta reunión que la única finalidad que tiene es que el Señor Jesús entre en tu vida y, por la fe, transforme tus tristezas en alegrías, las enfermedades en salud, la pobreza en riqueza y para que la plenitud te acompañe. ¡Participa!

 

 

Ellos Le abrieron las puertas de su corazón y esto sucedió…

 

Sara Olivares

Aunque era religiosa, tenía depresión y veía a mis familiares fallecidos. Además, tras dos accidentes automovilísticos, tuve que usar silla de ruedas, necesitaba anclas de titanio para moverme un poco.

Una tarde tuve iba a arrojarme al metro, pero alguien se acercó para invitarme a la Universal. Fui decidida a creer por última vez en Dios. Paulatinamente aprendí a usar mi fe y fui sanada, los médicos se sorprendieron. Me di cuenta que Dios es capaz de todo”.

 

 

 

Tomás Jiménez

A los 10 años, me refugié de los problemas familiares a través de los vicios: alcohol, marihuana, thinner, cocaína y pornografía.

Mi nivel de agresividad fue a tal grado que tenía problemas en todos lados, estuve en prisión durante 4 años. Lo peor fue cuando pensé en matar a mi familia.

Pero, en la Universal encontré lo que estaba buscando. No fue fácil abrirle mi corazón a Dios, pero realmente quería que mi vida cambiara. Lo hice y ahora tengo una paz que en ningún lugar pude encontrar”.

 

Te puede interesar: Lugares de la Biblia – La Vía Dolorosa

 

Ofrenda Online

Santo Culto: Que no le falte lo más importante

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/03/26/abrirle-las-puertas-a-el-es-abrirselas-a-la-felicidad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games