¿Cómo saber si es Dios el que está hablando con usted?

¿Cómo saber si es Dios el que está hablando con usted?

Por Departamento Web

Una cuestión muy común entre los nuevos en la fe —e incluso entre los más antiguos— es cómo identificar la Voz de Dios. Ya sea para tomar una decisión, decir algo o actuar de determinada manera, la duda que impera es: ¿cómo saber si la respuesta está viniendo de Dios, del diablo o de mi mente?

Para vencer esa dificultad, el primer paso es reflexionar cómo está su vida con Dios. ¿Usted lo ha priorizado? Cuando se habla de priorizar significa colocarlo por encima de todo y todos. Al realizar la primera oración en la mañana, entregar su día en sus manos, orar, ayunar, diezmar, ofrendar, participar con atención en las reuniones de la Iglesia y seguir Sus mandamientos fuera de esta, siempre respetando los valores cristianos. Dios tiene que ser el primero en su vida, si usted quiere tener una verdadera comunión con Él.

Segundo paso: sacrificar

Después, es esencial evaluar una acción importante: el sacrificio. Para eso es importante analizar que usted renuncia para tener una relación íntima con el Altísimo. Hay personas que quieren agradar al mundo y a Dios al mismo tiempo y ese es el gran obstáculo para que Él logre hablar con ellas.

No hay comunión entre la luz y las tinieblas. Por eso, no hay forma de que usted quiera caminar con las tinieblas, tampoco que estas caminen con usted. Influenciar a las personas para que sigan a Jesús no significa convivir con ellas y aceptar el modo en el que ellas viven. Sea ejemplo y no piense que conviviendo con ellas usted no tendrá sus actitudes influenciadas.

Sin sacrificar no hay forma de alcanzar las promesas Divinas. Cuando se ama, se sacrifica. Entonces, evalúe si usted realmente ha sacrificado sus deseos carnales, pecados, palabrerías, hábitos y comportamientos que desagradan al Señor.

Es importante pensar que, a veces, ese sacrificio está en los mínimos detalles, que Dios considera grandiosos. Por ejemplo: dejar la amistad con personas que tienen comportamientos que no coinciden con la verdadera fe; no debilitarse porque es discriminado por la vida recta que tiene; orar siempre e ir a la Iglesia aun teniendo que superar dificultades; tener actitudes de acuerdo con la Palabra de Dios y no apoyarse en las personas, por sentir vergüenza de ser excluido a causa de su elección espiritual; no ser novio(a) de personas de otras creencias; no decir groserías; no mentir cuando se siente coaccionado; respetar la opinión del cónyuge; confiar 100% en Dios, entre otros.

Es decir, la persona cree que conoce a Dios y piensa que las actitudes contrarias citadas anteriormente no van en contra de Sus pensamientos, pero olvida que estas también son las que Le impiden hablar claramente con ella y orientarla. Por eso, es necesario sacrificar incluso aquellas actitudes del día a día consideradas “pequeñas”.

Tercer paso: confiar

Para que el sacrificio sea aceptado es necesario que haya confianza. Este es el tercer paso para los que buscan saber cómo identificar la Voz que viene de lo Alto. Confiar es mucho más importante que creer. Cualquier persona cree, pero la confianza que viene de la fe exige entrega total.

Muchas personas solo lo descubren si confían o no cuando no tienen más control sobre una determinada situación. Ellas no logran ver qué va a suceder, pero tienen dos opciones: confiar en que Dios hará lo mejor o desesperarse e intentar resolver el problema bajo la “fuerza del brazo”.

Solo se logra confiar cuando se siguen los pasos anteriores: priorizar a Dios y sacrificar todos los días, cada segundo. Esto es porque la confianza trae seguridad y esta trae la certeza de la victoria.

Quien confía identifica cuando Dios dice: “déjalo conmigo, ahora”. Quien confía sabe que no puede estar viendo hoy lo que le gustaría que estuviera sucediendo, pero tiene certeza de que Dios va a operar de la mejor forma, según Su tiempo y Su voluntad.

Cuarto paso: obedecer

La obediencia es fruto de la confianza. Quien confía, obedece y viceversa. Y para lograr desempeñarla con sabiduría es necesario conocer la Palabra de Dios y lo que Él espera de quien quiere servirlo.

Cuanto más usted medite en la Biblia y se empeñe con sinceridad y esfuerzo para obedecer lo que Él orienta en Sus pensamientos, más logrará oír Su Voz.

Es increíble cómo la obediencia también se conecta con la prioridad y el sacrificio. Porque, en la mayoría de las veces, ser obediente significa renunciar a la voluntad propia, las personas, lugares, conversaciones y situaciones que la carne afirma que no tiene problema mantener, pero que Dios dice que hay.

Es necesario tener oídos

En su blog, el obispo Edir Macedo explica que todos tienen oídos físicos, pero no todos tienen oídos espirituales. “La voz de Dios es audible solo para los oídos espirituales. Porque Dios es Espíritu, Su voz también es espiritual (Juan 4:24). Para oírla es necesario estar en espíritu. ¿Cómo estar en estado espiritual para oír la Voz de Dios? Es cuando el intelecto medita en la Palabra de Dios”.

¿Es como tener los oídos espirituales? Siguiendo, primeramente, los pasos de Jesús para después oír Su Voz que trae paz, exhorta y orienta. Entonces, cuando usted quiere un consejo de Dios, reflexiona cómo está su vida con Él para que no sea engañado por el diablo ni por sus pensamientos.

Dios se comunica de varias formas: por un pensamiento, por una persona, por un versículo bíblico, etc. No obstante, todas deben tener algo en común: todo lo que viene de Él incita a Sus siervos a cumplir lo que está en Su Palabra y hacer lo que es bueno según Sus enseñanzas. Si huye de eso, no viene de Él.

Por lo tanto, busque desarrollar sus oídos espirituales y siempre esté atento para oír y obedecer.

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/10/25/como-saber-si-es-dios-el-que-esta-hablando-con-usted/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games