“Mi suegra y mi cuñada vinieron vivir con nosotros”

“Mi suegra y mi cuñada vinieron vivir con nosotros”

Por Departamento Web

En La Escuela del Amor Responde de esta semana, los profesores Renato y Cristiane Cardoso aconsejan a una alumna en cuanto a qué hacer con la suegra y la cuñada que fueron a vivir a su casa. Ella cuestiona si la actitud de pedirle a su esposo que resuelva esta situación fue correcta.

Alumna: Estoy casada desde hace un año y algunos meses. La madre de mi esposo y su hermana, de 12 años, vinieron a vivir con nosotros aquí en Estados Unidos. ¿Ustedes creen que eso es correcto? No hubo pelea entre nosotros, pero esa situación me incomoda mucho, pues no tengo más privacidad con él. ¿Cuál es el consejo que ustedes me pueden dar? Le di un plazo de seis meses para que hable con ellas y les proponga que consigan un lugar en dónde quedarse. ¿Actué mal?

Renato: La cuestión no es si usted acertó o falló, sino lo que fue acordado entre ustedes. Algunas personas no se incomodan con ese tipo de interferencia, pero a muchas no les gusta, principalmente al inicio del matrimonio, cuando la pareja aún está intentado volverse uno y adaptarse el uno al otro. La presencia de otras personas puede cambiar totalmente la dinámica del hogar, tal y como ya cambió en su caso. Usted menciona la cuestión de la privacidad, pero creo que también hay otras cosas. El aspecto principal aquí es su tolerancia. Al parecer, usted ya le dijo a su marido que no va a tolerar eso para siempre. Pero debería haber existido un acuerdo antes de que ellas vivieran con ustedes y no después, como sucedió con ustedes.

Cristiane: Aquí el error fue que ustedes no acordaron eso con anticipación. Lo que parece es que ellas simplemente se fueron a vivir a su casa sin ninguna planificación. Realmente no veo error de su parte por haberle dicho a su marido que ellas tienen que buscar otro lugar para vivir. Hay personas que no ven problemas en esa situación. Hay suegras que no le quitan la libertad a la pareja e incluso buscan darle lo máximo de privacidad. Solo les gusta estar cerca, conversar y no quieren perder a su hijo. Sin embargo, en su caso, usted no está de acuerdo con eso y está en su derecho de querer vivir únicamente con él en casa. Usted dijo que no pelearon y eso me hace pensar que su esposo también entiende que su pedido no fue incorrecto.

Renato: Estamos asumiendo que su suegra y su cuñada están pasando tiempo con ustedes y que usted dio un plazo, un límite de seis meses para que su marido resuelva esa situación. Sin embargo, usted necesita saber cuál es su plan. ¿Él solo habló la dejen a usted con él y no hizo nada al respecto? Porque, si es así, dentro de seis meses esa bomba puede explotar nuevamente. Por eso, en ese momento, es importante tener equilibrio y no volverse molesta por estar hablando del tema a toda hora o preguntando si él ya habló con ella. Usted necesita tener una conversación con él, hablar que no quiere acabar con el ambiente de su casa y, por eso, solo quiere saber cómo él planea resolver todo eso. Es decir, el escenario tiene que quedar bien claro entre ustedes, para que en esos seis meses usted no se quede con la cara malhumorada y mirando el calendario, contando los días y las horas para que ellas salgan de su casa. Después de establecer un acuerdo, haga el mejor uso de ese tiempo, no transforme la situación en motivo de estrés y no se quede con el rostro enfadado. Intente aprovechar al máximo el tiempo con su suegra. Ella tiene mucho que enseñarle. No solo porque es una persona más madura, sino también por ser la madre de su marido. Ella conoce a su marido y usted aún no lo conoce —usted está casada con él desde hace poco más de un año. Aproveche para buscar información sobre él y saque provecho de esa situación.

Cristiane: Aquí va un tip para las suegras: es necesario tener cuidado para que esa madurez, esa experiencia que ustedes tienen (más que la joven recién casada), no sea motivo de problemas entre ustedes. A veces, ese tipo de conducta hace que usted se vuelva una persona de difícil convivencia, una vez que se la pasa criticando todo, se fija en lo que la joven recién casada deja de hacer o hace mal y no recuerda que usted también ya estuvo en esa posición, era inmadura y que también no sabía hacer todo. No entiendo la razón por la que muchas suegras y nueras tengan tantas dificultades de relacionarse. Veo que muchas mujeres izan la bandera a favor del feminismo, pero no se ayudan ni se dan ánimo una por la otra.

Renato: Parece que, en algunos casos, hay una competencia constante y por eso una crítica a la otra. Entonces, esta es la reflexión para las suegras, madres y todas las mujeres.

La Escuela del Amor Responde

Diariamente, Renato y Cristiane Cardoso aclaran dudas sobre la vida amorosa en su programa. Si desea saber más sobre temas en relación a la vida sentimental y recibir una orientación, asista a las reuniones de la Terapia del Amor, que se lleva a cabo todos los jueves en el Santuario de la Fe, en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya. Los horarios son 7:30 a. m., 10 a. m., 4 p. m. y, especialmente, a las 7:30 de la noche.

 

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/09/06/mi-suegra-y-mi-cunada-vinieron-vivir-con-nosotros/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games