Hígado graso: ¿cómo prevenirlo?

Hígado graso: ¿cómo prevenirlo?

Por Departamento Web

La esteatosis hepática no alcohólica, conocida también como hígado graso, es una enfermedad que se caracteriza por la acumulación de grasa en el interior de los hepatocitos, las células del hígado. El aumento constante de grasa en el hígado, por tiempo prolongado, puede provocar una inflamación capaz de evolucionar a cuadros graves de hígado graso, cirrosis hepática e incluso cáncer.

En los menores, la enfermedad puede surgir en los primeros años de vida, principalmente por enfermedades metabólicas que alteran el organismo. En los adolescentes, las causas son semejantes a la de los adultos.

¿Cuáles son las causas del hígado graso?

La obesidad y grasa abdominal se asocian directamente al exceso de células con grasa en el hígado, pero el síndrome metabólico (presión alta, resistencia a la insulina, niveles elevados de colesterol y triglicéridos), además del sobrepeso, diabetes y sedentarismo son factores de riesgo para su aparición.

¿Cuáles son los síntomas?

En cuadros leves, la esteatosis hepática no alcohólica no presenta síntomas. Inicialmente pueden iniciar molestias de dolor abdominal, cansancio, debilidad, pérdida del apetito y aumento del tamaño del hígado. Las etapas más avanzadas se caracterizan por la inflamación y fibrosis (cicatrizaciones en el hígado) que resultan en insuficiencia hepática. Es frecuente la acumulación anormal de líquido dentro del abdomen, encefalopatías (enfermedades en el encéfalo), confusión mental, hemorragias, caída en el número de plaquetas de la sangre e ictericia (piel y ojos amarillentos).

¿Cómo es el diagnóstico?

El ultrasonido suele ser el más común para el diagnóstico, pero también se pueden realizar otras pruebas de imagen como resonancia y tomografía. El examen para medir los niveles de las enzimas hepáticas también puede solicitarse en casos de sospecha, ya que altas concentraciones de ellas en la sangre indican alteraciones o enfermedades en el hígado.

¿Cuál es el tratamiento?

No existen medicamentos específicos para la enfermedad. El tratamiento se determina de acuerdo con las causas de la enfermedad y se basa en tres pilares: estilo de vida saludable, alimentación equilibrada y práctica regular de ejercicios físicos. En la infancia, el tratamiento es fundamental para evitar daños irreversibles en la vida adulta.

¿Cómo prevenir el hígado graso?

Mantén tu peso dentro de los parámetros ideales para tu altura y edad, pero ten cuidado con las dietas radicales, que provocan un adelgazamiento muy rápido y que pueden empeorar el cuadro.

Y mantente atento a las medidas de circunferencia abdominal. Evita bebidas alcohólicas y restringe el consumo de carbohidratos refinados y grasas saturadas. Cambia esos alimentos por los integrales, el aceite de oliva, pescados, frutas y verduras.

Reunión de Sanidad

Quizá has sido desahuciado por una enfermedad terminal o crees que tendrás que vivir con una dolencia crónica por siempre. Sin embargo, por medio de la fe, es posible salir adelante.

Participa los martes en la Reunión de Sanidad, en la cual se realiza una oración de fe por tu sanidad. Consulta los horarios de las reuniones u oraciones en la Universal más cercana a tu domicilio.

Y te invitamos a leer el Aviso Importante sobre las reuniones en todo el país para informarte más.

(*) La Universal aclara que todos los conceptos emitidos en este medio, así como la programación de radio y de televisión, son cuestiones de fe, en modo alguno deben ser interpretados como elementos con atribuciones terapéuticas, en demérito de la medicina, ni de quienes la practican. NO DEJES DE CONSULTAR A TU MÉDICO.

  • Milenio
    16 lecciones sobre el Apocalipsis

Ofrenda Online

Pastores de la Universal en Angola llegan a Brasil después de ser deportados ilegalmente


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/higado-graso-como-prevenirlo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games