«Viví frustrada, vacía y nada me hacía feliz»

«Viví frustrada, vacía y nada me hacía feliz»

Por Departamento Web 2

«Nada me gustaba, nada me hacía feliz y lo que creí que era la felicidad, resultó ser momentáneo. Desde la adolescencia me diagnosticaron lumbalgia crónica por un accidente que tuve cuando practicaba ejercicio. Desde ahí comenzaron las enfermedades: principios de asma, de neumonía, y 2 tumores en el endometrio. Estos tumores crecieron mucho en menos de 1 año y no había manera de deshacerlos con tratamiento. Entonces, los médicos concluyeron que requería una operación forzosamente, pero podía perder los ovarios. Esto me produjo una depresión muy fuerte.

Además, con mi papá no podía tener una plática que no terminara en pleito y mi mamá me decía que tenía miedo de que cuando nos reuníamos a comer, se iniciara una pelea. Llegaron a ser problemas fuertes en la casa, incluso hubo una época en la que peleaba con mi mamá diario. Con mis hermanas tampoco había buena relación.

A pesar de todos los problemas yo tenía un buen trabajo, fui creciendo económicamente. Pero, lo que ganaba no me alcanzaba para nada. Sin embargo, diario consultaba los horóscopos, antes de hacer cualquier cosa, para saber qué me iba a deparar el día y el futuro.

Te recomendamos: «Había una voz que me decía que no valía nada»

Siempre fui una persona muy orgullosa ante los demás y me mostraba como era en realidad. No obstante, me sentía sola, vacía y triste, frustrada porque no era la vida que yo quería.

Más adelante mi mamá empezó a participar en la Universal, me invitó y acepté ir. No dudé en acompañarla, pues yo ya había probado tantas cosas para estar bien y no habían funcionado. Dije: “no tengo nada qué perder”.  Tras participar escuchamos hablar de la Hoguera Santa, que podíamos pedirle a Dios lo que más queríamos y yo pedí mi sanidad.

Desde el primer momento entró en mí una sensación de confianza de que mi vida iba a cambiar. A través de la obediencia, Dios fue abriéndome las puertas económicas. Mi vida tuvo un cambio: sané de la enfermedad e interiormente también. En el último estudio que me realicé salía muy bien. Hoy pude conquistar una casa cerca de la playa, compré un terreno, conquisté mi auto propio. Y con mi mamá tengo una relación armoniosa. Ya puedo demostrar mis sentimientos, puedo platicar con mis padres, y ahora sí se nota que soy la hermana mayor, pues mis hermanos me consideran importante en sus vidas. También recibí el Espíritu Santo y conocí la paz interior. Él es mi todo, mi compañero, mi guía y mi luz en el túnel. La felicidad que siento no se compara con ninguna riqueza.» -Gabriela Romero

Hoguera Santa de la Diferencia

Todavía estás a tiempo de participar en la Hoguera Santa de la Diferencia, la oportunidad que estabas esperando para transformar tu vida por completo tanto en el interior como en el exterior, así como ocurrió con Gabriela.

Recuerda: todas las peticiones serán llevadas al Altar del Templo de Salomón, el único lugar cuyo arquitecto es el propio Dios.

Para saber cómo participar, acércate a la Universal más cercana a tu domicilio.

Continúa leyendo: ¿Cómo le va a ese hombre que ves en el espejo?

  • encuentro de
    «Quien ama, cuida»: un encuentro de la FTU, la FJU y la EBI

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/vivi-frustrada-vacia-y-nada-me-hacia-feliz/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: