«Intenté salir de esa situación, pero la fuerza del vicio era más grande»

«Intenté salir de esa situación, pero la fuerza del vicio era más grande»

Por Departamento Web 2

«Mis problemas empezaron a raíz de que tomaba prácticamente diario. Lo que tenía para comprar alimento me lo gastaba en cerveza. Entonces, eso me orilló a una desesperación tremenda: no dormía y estaba angustiado. Salía a conseguir dinero, pero en realidad salía sin rumbo, como salía, así regresaba. Asimismo, el hecho de ver a mis hijos dormidos y no dejarles para comer, me partía el alma.

Incluso quise salir de esa situación, pero era más grande la fuerza del vicio, me dominaba y también empecé a serle infiel a mi esposa. Ella vio un cambio en mí, ya era un hombre agresivo, de todo discutía, había muchos pleitos. En ese momento yo ya quería terminar con mi vida, no quería saber de mí ni sufrir. Prefería terminar con todo.

Pero llegué al Templo de los Milagros. La primera vez que fui sentí paz, un cambio. La desesperación salió de mí y empecé a luchar. Cuando me entregué y tomé la decisión de perseverar para que Dios transformara mi vida.

Más adelante escuché hablar de la campaña de Israel, cuando subí al Altar, hice un compromiso con Dios: me despojé de todos los vicios, de las cargas espirituales e inmundas que me atormentaban. Así fue como se transformó mi vida. Por consiguiente, Él me dio la visión y conquisté una camioneta, una casa y un negocio en el que trabajo desde casa.

Vi los frutos y continué perseverando, participando en las campañas y por mi fidelidad hacia Él, fui cambiado. El Señor quitó el peso de mis deudas, de los problemas, de la tristeza y vicios. Ya no hay pleitos con mi esposa, hoy vivimos y compartimos lo que Dios nos dio. Disfrutamos, nos reímos, nos decimos que nos queremos y nos amamos porque el Espíritu Santo es amor, y ese amor fue derramado en mi familia.

Además, el dinero ya me rinde, puedo comer lo que quiera e ir al restaurante que quiero, me alcanza y lo disfruto con mi familia. Yo ya no soy el hombre que gasta en vicios y parrandas.

Mi mayor bendición fue recibir el Espíritu Santo, hoy tengo hambre y sed, pero de hablar de la Palabra de Dios, gracias al Espíritu de Dios que entró en mi ser y me mueve, Él me guía.» -Valente Neri

¡La Hoguera Santa de la Diferencia está cerca!

El Señor hizo una promesa: «Entonces volveréis a distinguir entre el justo y el impío, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve» (Malaquías 3:18).

Esto solo se cumple en la vida de aquellas personas que se entregan de cuerpo, alma y espíritu para recibir lo más importante: el Espíritu de Dios, el Espíritu de la Diferencia.

Si quieres esta diferencia reflejada en tu vida, ser la propia bendición, te invitamos a participar. Además, se llevará a cabo la Santa Cena de la Diferencia este domingo 12 de diciembre. También puedes unirte al obispo Franklin en la Caminata en preparación para la Hoguera Santa de la Diferencia.

Conoce todo sobre estepropósito aquí.

  • Vida a Colores

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/intente-salir-de-esa-situacion-pero-la-fuerza-del-vicio-era-mas-grande/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games