Fin del Ayuno de Daniel: la bendición ministrada directo del Hermón

Fin del Ayuno de Daniel: la bendición ministrada directo del Hermón

Por Departamento Web

Durante 21 días, quienes deseaban recibir el Espíritu Santo o anhelaban tener la fe renovada se abstuvieron de información secular y se dedicaron al Ayuno de Daniel. El pasado domingo 26 de agosto, el propósito llegó a su fin con la ministración de la bendición por el obispo Edir Macedo, al lado de otros seis obispos, directamente del Monte Hermón, en Israel. Aun ante el frío y el viento fuerte que hacían en lo alto del monte, puntualmente, a las 10 de la mañana, los obispos entraron en vivo y el momento fue transmitido para todos los templos de la Universal esparcidos en el mundo.

«¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!» (Salmos 133:1).

El obispo Edir Macedo leyó el versículo anterior y aclaró que la unión es una de las señales del Espíritu Santo en la iglesia. «La iglesia no puede vivir en enemistad. Quien tiene la unción y está dentro del Cuerpo de Cristo, jamás vivirá en desunión con las personas», enseñó.

Él también enfatizó que, a pesar de estar en unión con los hermanos, al recibir el Espíritu Santo, la persona va a enfrentar problemas. «Usted no va a vivir en un ‘lecho de rosas’, pero tendrá fuerzas para vencer al infierno y al pecado. Y, después de vencer cada batalla, tendrá el gozo del Espíritu Santo”, dijo.

«Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras” (Salmos 133:2).

De acuerdo con el obispo Macedo, el aceite que descendió sobre la cabeza de Aarón era el Espíritu Santo. Para ejemplificar, durante la ceremonia, el obispo Clodomir Santos se caracterizó de Sumo Sacerdote, representando a Aarón, mientras el obispo Carlos Alberto da Silva derramaba el aceite en su cabeza.

El aceite, derramado en la cabeza del obispo Clodomir, será distribuido gratuitamente en todos los templos de la Universal.

El Espíritu Santo en el ser humano

Grasielli Souza, de 18 años (foto al lado), salió de la ciudad de Coronel João Pessoa, en Rio Grande do Norte, e hizo 7 horas de viaje para participar en la ceremonia en el Templo de Salomón. A pesar del sacrificio, ella considera todo esfuerzo válido, pues, antes de recibir el Espíritu Santo, ella era una joven depresiva y sin motivos para vivir.

«Yo lloraba durante las madrugadas sin que hubiera ocurrido nada. Creía que nadie me amaba, tenía complejos de inferioridad y creía que nunca sería feliz», recuerda la joven.

Sin embargo, estos sentimientos cambiaron después de haber recibido el Espíritu Santo. También aprovechó los 21 días del Ayuno de Daniel para renovarse.

«En el día que recibí el Espíritu Santo fue el día más feliz de mi vida. Pero hoy, cuando el obispo ministró la bendición del Hermón, me sentí renovada. Me alejé del Internet, y la gente me preguntaba el motivo por el cual yo no estaba respondiendo los mensajes, pero era porque quería separarme para Dios. Hoy veo cuánto valió la pena», concluyó.

Las dos conciencias

Después de la ceremonia de derramamiento del Espíritu Santo, el obispo Renato Cardoso prosiguió la reunión en el Templo de Salomón. Él destacó que, al recibir el Espíritu del Altísimo, el ser humano debe tener conciencia de las primicias. Explicó que en el pasado el Sacerdote tenía el aceite derramado en su cabeza simbolizando que Dios estaba en primer lugar, y eso lo convertía en un separado para Él. Lo mismo sucede en los días actuales. El Señor Jesús volvió al ser humano sacerdocio real. Un pueblo separado para Él. «Cuando usted honra a Dios, lo está colocando en primer lugar en su vida y, en consecuencia, Él le da autoridad para determinar que las cosas sucedan», afirmó.

Pero, además, de acuerdo con el obispo, las primicias solo son la primera consecuencia del derramamiento del Espíritu Santo. La segunda es la voluntad de ayudar a otras personas. Para desentrañar el asunto él hizo analogía con un ahogamiento.

En un grupo que se está ahogando en alta mar es común que el primero que logre salvarse vuelva para rescatar a los demás. «Tenemos que ayudar a las personas que están viviendo bajo una maldición. A veces, usted ve gente multimillonaria que tiene todo, pero el descanso, que es don de Dios, no lo tiene», destacó.

Por eso, en los días 2 y 9 de septiembre, las personas que son bautizadas con el Espíritu Santo se empeñarán en ayudar al prójimo. «Serán siete días de trabajo para ayudar a las personas. Quien es de Dios tiene la obligación de ayudar a otras personas», concluyó el obispo.

  • aceite sagrado
    Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/fin-del-ayuno-de-daniel-la-bendicion-ministrada-directo-del-hermon/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: