El mal de la codicia

El mal de la codicia

Por Departamento Web 2

La Biblia dice: «Tales son las sendas de todo el que es dado a la codicia, la cual quita la vida de sus poseedores.» (Proverbios 1:19). Esto significa que la codicia conduce a cualquier persona al infierno.

Muchas personas comienzan bien en la fe, en el primer amor, pero con el paso del tiempo, se apegan a los amores de la vida. Hay quienes quieren gloria, ser alabadas, adoradas, pero todo eso solo le pertenece a Dios. Así fue como el diablo se volvió un ángel de las tinieblas.

También hay quienes desean lo que es del otro, pero uno de los mandamientos dice: no codiciarás nada de lo que le pertenece a tu prójimo. Todo lo que existe puede ser conquistado con sacrificios y luchas y nada debe ser motivo de adoración y de veneración. Si cultivamos esa codicia que queremos con glorias, riquezas o conquistas, ese mismo dios a quien le damos culto nos conducirá al infierno.

Es necesario entender que nada de lo que tenemos en esta vida es nuestro y que todo le pertenece a Dios. Él nos presta todo lo que es de Él y, cuando partimos de este mundo, todo se quedará en él.

Por eso, debemos cuidarnos para que no seamos una persona codiciosa, que desea algo que los demás tienen. No debemos tenerle envidia a nadie, sino estar satisfechos con lo que Dios nos presta.

  • septiembre amarillo
    Septiembre amarillo: el mes del combate al suicidio

Ofrenda Online

La ayuda llegó para damnificados de Poza Rica, Veracruz


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/el-mal-de-la-codicia/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: