El Ayuno de Daniel terminó, ¿y ahora?

El Ayuno de Daniel terminó, ¿y ahora?

Por Departamento Web 2

Si te casaste con Dios, esta relación debe mantenerse para siempre

El Ayuno de Daniel se terminó. Fueron 21 días siendo riguroso(a) con lo que escuchabas, veías y leías. Te separaste no solo de información secular, sino también de hábitos y todo lo que te pedía tener una relación con Dios. Oraste más, meditaste en las Santas Escrituras, ayunaste, en fin, ejercitaste tu fe. Tu objetivo fue uno solo: recibir el Espíritu Santo. Al final, no querías conocer a Dios solo escuchando de Él.

Este periodo de consagración culminó con la celebración de tu boda con Dios. Preparaste tu mejor ropa, conseguiste una alianza, invitaste a tus testigos, te entregaste completamente al Altísimo, y la boda ocurrió. Hoy, eres Su morada.

Y, como en un matrimonio, esta relación debe mantenerse diariamente. No estuviste 21 días conquistando a Dios y, ahora que ya te casaste, Lo dejas a un lado y te involucras con las cosas de este mundo. El resultado de una postura así es, fatalmente, el fin de este matrimonio, como muchos que, un día, se casaron y hoy están separados de Dios, aun estando dentro de la propia iglesia.

Mantener esa relación exige sacrificio diario.

Tu mayor tesoro

El apóstol Pablo en sus dos cartas a su «hijo» en la fe, Timoteo, lo alertó diciendo:

«Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén.» (1 Timoteo 6:20-21).

«Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.» (2 Timoteo 1:14).

«Guardar» significa vigilar para defender, proteger, preservar, cuidar, celar por algo o alguien.

El obispo Edir Macedo explica que este «buen depósito» que el apóstol Pablo resalta es «el gran tesoro que el Altísimo le confió a Sus siervos: el Espíritu Santo, y que para preservarse en fidelidad, correspondiendo a tamaña semejanza y honra, solo realmente guardando la fe. Aquellos que no la protegen son vulnerables a las estrategias del diablo y son engañados fácilmente por él».

Y destaca que «si ninguna virtud es conquistada sin disciplina, orden o reglas, imagine con respecto a la vida espiritual».

Por eso, todo lo que practicaste para conquistar tu «buen depósito» continúa haciéndolo, con el fin de mantenerlo siempre seguro y, consecuentemente, mantengas el matrimonio con tu Creador al día. De esto depende tu eternidad con Él. Reflexiona en eso.

  • productos de higiene
    Productos de higiene: ¿cada cuánto deben cambiarse?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/el-ayuno-de-daniel-termino-y-ahora/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: