Una lucha incansable en contra los vicios

Una lucha incansable en  contra los vicios

Por Departamento Web

De la misma forma que un vicio comienza con el deseo de probar una determinada sustancia o iniciar una dicha práctica, este también puede superarse cuando se toma la decisión de abandonarlo. Sin embargo, querer no será suficiente, se debe luchar, no con la fuerza del brazo y sí por medio de la fe, cuyo poder es mucho mayor que cualquier dosis.

La Biblia refiere que, en el Valle de la Sal, Dios le dio el respaldo a David para derrotar a sus enemigos. Estimado lector, ¿cuál ha sido el tuyo? ¿La cocaína? ¿La marihuana? ¿El alcohol? ¿La pornografía? Quizá, te has dado cuenta que eso ha querido acabar contigo, con tu paz y la de tu familia; incluso quieres cambiar, pero no sabes cómo.

Si deseas que suceda contigo lo mismo que sucedió con David, justamente debes hacer lo que él hizo: levantarte y tomar una actitud en contra de esa situación adversa. Los domingos a las 3 p. m., en el Propósito de Fe en contra de los Vicios, se estará pasando por el Valle de la Sal, elemento que fue consagrado y traído directamente del salar de Oyuni.

¿Por qué pensarlo más pudiendo estar disfrutando de una vida distinta, esa que siempre planeaste tener? ¡Anímate!  

Los insultos y maltratos lo orillaron al vicio

“Durante 20 años, sufrí con el alcoholismo. Uno de los factores que me orillaron a tomar fue que tener problemas con mi padre: el me insultaba y maltrataba. Crecí, conocí a mi esposa y nos casamos, pero esa ilusión de tener una familia feliz se opacó por el vicio y por los pleitos con ella, los cuales llegaron a agresiones verbales y físicas. Era un esposo y padre ausente…

Muchas veces, pedí apoyo, pero no lo encontraba y eso me deprimía más. ¡Me sentía muy solo! El vicio era cada vez más intenso… Un día, me comentaron que Dios podía ayudarme a salir de esa situación, que, aunque requeriría fe y perseverancia, podía salir adelante. Hice caso a esas palabras, lo busqué participando en el Propósito de Fe en contra de los Vicios y, tras un proceso, lo logré.

Hoy, después de tantos años, soy un hombre libre de vicios. Esto provocó que la relación con mi esposa e hijos cambiara para bien y así seamos una familia feliz. Esto fue posible gracias al poder de Dios”, Héctor Hernández.

¡La cura depende de tu actitud!
Método comprobado
Sin medicamento ׀ Sin internarse ׀ Sin Costo
Domingo 3pm Av. Revolución 253, Colonia Tacubaya

Quizá te interese: Maldición de la maldición

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/04/13/una-lucha-incansable-en-contra-los-vicios/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games