Cura de los Vicios

Cura de los Vicios

Por Social Media

Algunos especialistas de la psiquiatría aseguran que los vicios son una enfermedad incurable, progresiva y fatal, eso sin contar el caso de que quien padece adicciones no quiera ayuda.

Pero en la Universal no son pocos los testimonios de hombres y mujeres que, después de vivir durante muchos años dependientes de las drogas, el alcohol, la pornografía, los juegos de azar, etc., fueron completamente libres, lograron reconstruir su vida y reescribieron el rumbo de su historia por medio del poder de la fe.

Si tú o un familiar tuyo están luchando contra un problema de adicciones, te invitamos a que participes en la Cura de los Vicios los domingos a las 4 p. m. en el Templo de los Milagros, Av. Revolución núm. 253, col. Tacubaya.

¿A quién le puede ayudar la cura de los vicios?

Esta reunión es especial para cualquier persona que esté atravesando un problema de adicciones: alcohol, estupefacientes, fármacos, cigarro, sexo, pornografía, juegos de azar, internet, videojuegos, compras compulsivas, trastornos alimenticios, etc.

Pero también este método es para un familiar o amigo dispuesto a extenderle la mano a un ser querido para que sea libre de su adicción.

«Mi esposo y yo éramos compañeros del vicio, pero no para la vida»

 

«Tenía el vicio del alcohol, depresión y muchas angustias. Las consecuencias de vivir en los vicios me trajeron muchos problemas con mi esposo, al grado de querer separarnos constantemente.

No nos entendíamos y no podíamos estar juntos porque a cada rato eran discusiones. Nunca llegamos a los golpes, pero sí discutíamos por la falta de dinero y las consecuencias que traía el alcohol. Los dos tomábamos juntos y éramos compañeros del vicio; sin embargo, no para hacer una actividad sana, siempre eran puras cosas negativas.

Cada rato lloraba y me deprimía. Me quería suicidar porque no encontraba la manera de salir de esa vida triste y difícil. Creí que mi vida no tenía sentido.

Pero conocí la Universal, en una noche cuando pensé que era el fin. Participando y perseverando con fe, mi vida cambió de tal manera que ahora me llevo bien con mi esposo, ya no discutimos, salimos juntos y trabajamos juntos.

Dejé los vicios del alcohol, he sido liberada y ahora tengo mucha paz. Sobre todo sé que hay alguien que me escucha, que es Dios, y nunca me dejará sola. Siempre tendré fortaleza con Él.

Ahora, sin depresión y sin deseos de quitarme la vida, tengo muchas ganas de vivir porque soy muy feliz.» -Eréndira Martínez

  • lenguaje de la depresión
    El lenguaje de la depresión

Ofrenda Online

La COVID-19 agudiza pobreza de jornaleras en Colima


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/agenda-semanal/cura-de-los-vicios/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: