Poder para ser

Poder para ser

Por Departamento Web 2

El Reino de Dios es infinitamente superior a los reinos y poderes de este mundo

En el mundo, el poder genera dominio sobre los demás, beneficios, influencia y “amigos”. Por eso, las personas están dispuestas a perjudicar a otras, sobrepasar los principios y valores más importantes de la vida, burlar leyes y macular la propia consciencia para tenerlo.

Usted, así como yo, ya debe de haber tenido el disgusto de encontrar gente lista para hacer cualquier cosa para tener el poder.

No obstante, toda autoridad proveniente de este mundo pasa. Por más que el ser humano luche con uñas y dientes para mantenerse en el apogeo, tarde o temprano, su prestigio sucumbirá.

Por eso, hemos registrado en la historia el relato de los grandes imperios que pasaron. Por ejemplo: ¿qué pasó con el imperio babilónico, asirio, egipcio, medo-persa, entre otros que dominaron el mundo conocido de la época? ¿Dónde están los políticos renombrados, los grandes filósofos y los dictadores “invencibles”?

Podemos concluir, entonces, que el poder secular es pasajero, temporal y susceptible a alteraciones físicas, políticas y sociales.

Sin embargo, el poder que proviene de Dios es totalmente diferente. Primero, en su naturaleza, porque es espiritual y eterno. Segundo, porque el poder de Dios opera antes que todo en nosotros, es decir, genera en el hombre el dominio, no sobre los demás, sino sobre sí mismo. Genera fuerza, no para maltratar y humillar a alguien, sino para hacer lo que es justo y bueno.

Me llena de alegría saber que, a pesar de ser tan pequeños, tenemos el alto privilegio, concedido por Dios, de ser parte de Su Reino, el cual, según las Escrituras, es inconmovible (Hebreos 12:28). El Reino de Dios es infinitamente superior a los reinos y poderes de este mundo, que solo tienen grandeza para los ojos físicos.

No puedo terminar este texto sin mencionar que este poder espiritual se nos ha dado por medio del Espíritu Santo.

Dios nos dio la honra de tener Su Propio Espíritu habitando dentro de nosotros. Lo Infinito habitando dentro de lo finito. El Tesoro más precioso depositado en la vasija de barro, que somos nosotros.

Entonces, mejor que “poder” para tener es el “poder” para ser, y eso solo el Espíritu de Dios nos los puede dar.

Por Núbia Siqueira

  • sello
    El sello de la diferencia

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/poder-para-ser-2/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: