La verdad que no tiene gloria

<strong>La verdad que no tiene gloria</strong>

Por Social Media

Cada individuo lleva consigo una maleta. Esta no nace con el ser humano, sino que se construye a lo largo de su vida. Muchos factores interfieren en el desarrollo de ella, como la educación, las experiencias cotidianas —positivas y negativas—, las relaciones y las influencias de todo tipo que se van acumulando y van formando la personalidad, el carácter, la manera de pensar y hasta las creencias de una persona, que también pueden ser llamadas verdades individuales.

Tales verdades son constantemente motivo de pelea. Muchos, por ejemplo, se involucran en discusiones acaloradas por defender ideas diferentes de las que la mayoría tiene. Eso sucede cuando el tema es sobre política, deporte, salud, educación, etc. Dicho choque no solo ocurre con desconocidos, sino muchas veces dentro de casa. ¿Cuántos matrimonios terminaron porque cada uno tenía su propia visión del matrimonio con base en sus experiencias? ¿Y cuántas madres justifican sus acciones extremadamente rígidas citando lo que vivieron en su infancia?

La mente humana carga un sinnúmero de referencias, situaciones que tal vez hayan pasado desapercibidas, pero que quedaron registradas en el subconsciente y hoy han dictado las decisiones de muchas personas. Pero, en realidad, nuestra verdad no tiene ninguna gloria. Muchos de los pensamientos que tenemos no hacen de nosotros una mejor persona, sino que nos causan bochorno.

Te puede interesar: Prepárate para el Domingo del Fin del Vacío

Pues, ¿cuántas cosas pensamos que eran verdades, de acuerdo con nuestro concepto de vida, y después, con la adquisición de nuestra experiencia, descubrimos que solo era orgullo de nuestra parte?

Mientras sigue el parámetro humano, la persona se enfrentará a problemas y conflictos no resueltos. Para escapar de eso, necesita entender que, cuando hay una verdadera conversión, la verdad individual debe ser dejada a un lado para que la vida sea guiada por la Palabra de Dios, que es la única verdad, como dijo el Señor Jesús en Juan 17:17: «Santifícalos en la verdad; Tu Palabra es verdad».

Al tener los ojos abiertos por la fe, la persona pasa por una transformación de adentro hacia afuera y cada vez que su espíritu es alimentado por la Biblia, por una reunión con meditación en las Escrituras o por un libro de fe, es como si ella fuera moldeada por la Verdad, que es la Palabra de Dios. Es por eso que mucha gente se dispone, se despoja de su vida, de su futuro, porque todo lo que antes tenía valor pasa a ser mentira, engaño y pérdida de tiempo. Con Dios no tenemos pérdida de tiempo, tenemos calidad de vida. Disfrutamos la benignidad de Dios. Aprendemos a ver que las cosas simples son suficientes.

¿Ya leíste?: ¿Por qué el ser humano es el único ser que habla?

El poder de la confianza

El primer paso para vencerse a sí mismo y a sus propias verdades para darle lugar a Dios es ser humilde, reconocer que necesita de esa transformación y rendirse al Creador. Actuamos de forma errónea, pero Dios no deja de ser benigno. Él hace el bien aun con nuestras imperfecciones y maldad. Cuando veas tus propias fallas, notarás cuán paciente es Dios contigo y conocerás la misericordia y la bondad que existe en Él. Así, Dios se transformará en referencia de la mujer, por ejemplo, para que ella sea excelente en todos los papeles que desempeña, tales como esposa, madre, hija, profesional, amiga y estudiante.

A pesar de que ese nivel de desarrollo es accesible para cualquier persona, no todas logran tener una relación estrecha con Dios. Eso sucede cuando no hay esa entrega completa de tu propia vida a Él. Confiar en Dios es dejar que Él tenga el control. No intentes controlar las cosas. Es parar de poner tu creencia en cosas, en personas y en el dinero. Deja que Dios sea tu escudo. Déjalo ser tu refugio.

En un mundo que difunde la independencia a toda costa, depender de Dios parece ser un gran desafío, pero vale la pena, a final de cuentas, Su voluntad es buena, perfecta y agradable (Romanos 12:2). La confianza nos hace esperar que Dios va a hacer Su parte y así nosotros tenemos paz. Pero eso es una opción, una elección que debe ser hecha por cada uno de nosotros.

Medita en: BUENO ES PARA MÍ SER AFLIGIDO… ¡GRACIAS A DIOS!

  • padres y madres
    5 versículos que hablan del papel de los padres en la familia

Ofrenda Online

El perdón que cura

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-verdad-que-no-tiene-gloria/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Abrir WhatsApp
💬 ¿Deseas hablar con un Pastor?
Pastor Online
Hola 🧑🏻‍💻 Dios te bendiga.

Envíenos un mensaje a nuestro WhatsApp, y vamos a brindar toda la atención que necesites👏🏻.
%d