La paz que todos necesitan

<strong>La paz que todos necesitan</strong>

Por Departamento Web 2

La paz es algo que desde grandes naciones hasta cada individuo buscan a toda costa. Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos e intentos por ver que sea una realidad, no lo consiguen. ¿Por qué? Porque la mayoría la busca en factores externos; sin embargo, lo máximo que se logra es un alivio temporal y, después, la inestabilidad regresa. Solo que eso no es todo, esa falta de paz también se transmite: si una persona no la posee, hace que la vida de quienes le rodean sea un infierno.

Entonces, ¿eso significa que la paz no es real? Todo lo contrario, sí lo es. Pero, de acuerdo con lo que explicó el obispo Franklin Sanches el pasado domingo 16 de abril, la paz que todos necesitan es la interior, aquella que hace que alguien se sienta seguro y tenga confianza y ánimo, aunque todo lo que le rodea esté mal. Incluso esa paz es capaz de producir en usted una sonrisa sincera que hace felices a todos los que están cerca de usted.

No obstante, esto lleva a otra pregunta: ¿de dónde proviene esa paz y cómo encontrarla?

«Entonces, al atardecer de aquel día, el primero de la semana, y estando cerradas las puertas del lugar donde los discípulos se encontraban por miedo a los judíos, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Y diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Entonces los discípulos se regocijaron al ver al Señor. Jesús entonces les dijo otra vez: Paz a vosotros; como el Padre me ha enviado, así también Yo os envío. Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.» (Juan 20:19-22).

La única fuente de paz continua es precisamente el Señor Jesús y solo Él puede darla, nadie más. Y la razón por la que Cristo les dijo esas palabras a Sus discípulos es porque ellos estaban desesperados y sentían miedo, eso provocó que se mantuvieran encerrados tras la crucifixión. «Pese a que anduvieron 3 años con su Maestro, estaban cegados sobre quién era Él, no tenían certeza de que iba a resucitar, por eso se escondieron», refirió el obispo.

En el momento que Jesús se presenta ante ellos tras Su resurrección, lo primero que les dijo fue: «Paz a vosotros». En otras palabras: «Tranquilos, estoy vivo. Yo vencí y si Yo vencí, entonces, ustedes van a vencer». Pero sabía que las palabras no eran suficientes, así que sopló y dijo: «Recibid el Espíritu Santo».

«En aquel momento estaba haciendo a un nuevo hombre. Adán fue el primer hombre, cuando Dios lo creó del polvo de la tierra, Él sopló y el hombre pasó a ser alma viviente. Pero Adán trajo el pecado. Sin embargo, el segundo hombre nace del Espíritu Santo, es una nueva criatura. A partir de entonces, la persona se vuelve la propia paz porque la tiene en su interior. Esa es la razón por la que puede pasar por lo que sea (problemas, tribulaciones…), pero tiene la absoluta certeza de que Él está con ella, ¿por qué? Porque, primero, Él lo prometió; segundo, porque dijo que estaría con nosotros hasta la consumación de los siglos. Eso me da paz y por tal motivo nunca tuve una noche sin dormir. Y si el Espíritu Santo está dentro de usted, ¿quién le podrá hacer daño?», agregó el obispo.

Sin embargo, antes de finalizar destacó que, para que Dios pueda hacer eso en su vida, necesita abrir su corazón para Él y pedirle esa paz que está continuamente las 24 horas del día, los 365 días del año.

Lee también: Si el Espíritu que resucitó a Jesús entra en tu vida, te levantará

  • algo nuevo
    Haga algo nuevo

Ofrenda Online

El perdón que cura

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-paz-que-todos-necesitan/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Abrir WhatsApp
💬 ¿Deseas hablar con un Pastor?
Pastor Online
Hola 🧑🏻‍💻 Dios te bendiga.

Envíenos un mensaje a nuestro WhatsApp, y vamos a brindar toda la atención que necesites👏🏻.
%d