La mejor comida

<strong>La mejor comida</strong>

Por Departamento Web 2

Dentro de la Biblia se guardan tesoros inagotables, es por eso que es importante aprender a meditar en la Palabra para que sea la guía diaria que necesitas.

Si estás buscando tener dirección y guía, más confianza y seguridad, etc., todo eso está en la Palabra de Dios, su sabiduría cubre todas las áreas de la vida. Pero aquel que quiere permanecer en Dios hasta el final, necesita estar bien equipado no solo entendiéndola sino, sobre todo, poniéndola en práctica.

Nutrición de la fe

Es mediante meditación y la práctica diaria de la Palabra que la persona obtiene la fuerza que necesita, es como una buena comida. Nadie estaría todo el día sin comer un buen alimento, entonces ¿por qué pasar todo el día, o incluso días, sin meditar en Su Palabra?

No te permitas estar desnutrido (espiritualmente hablando) por una pobre o nula meditación en la Palabra. Entre más te alimentes de la Palabra de Vida, más estarás fuerte y preparado para enfrentar los momentos difíciles e inesperados. Sacarás fuerza de alguno de los versículos que leíste en días pasados, el Espíritu de Dios los traerá a tu mente para recordártelas cuando más las necesites.

Por eso es necesario que todas las personas le den el valor que le corresponde a la Biblia, pues, si bien en el pasado Dios usó visiones, sueños y hasta a un burro para hablar con Su pueblo, hoy usa Su Palabra para hablarnos porque: «Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.» (2 Timoteo 3:16-17).

La mejor receta

Para que no te pase como está escrito en Oseas 4:6, «Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento.»; aquí te presentamos unos consejos para hacer de la lectura y meditación de la Biblia un hábito.

Te puede interesar: Las tres trabas que mantienen un corazón cerrado

1.- Encuentra un momento solo para leer la Palabra, en el que no te vayas a distraer y puedas dedicarte a escuchar lo que Dios quiere decirte.

2.- Antes de leer, realiza una oración. Pídele al Espíritu Santo que hable para ti, que te dé entendimiento para que puedas comprender aquello que Él quiere.

3.- Proponte en tu corazón poner en práctica aquello que Dios hable para ti, incluso si eso puede desafiarte a cambiar algo en tu manera de ser y actuar. Por ejemplo, el profeta Daniel, se propuso «en su corazón no contaminarse con los manjares del rey…» (Daniel 1:8). Él tomo esa decisión porque convivía con personas que no adoraban al Dios de Israel, entonces no quería adoptar su manera de vivir y que eso lo apartara de Dios.

4.- Si eres nuevo(a) en la lectura bíblica, empieza por los evangelios de Mateo, Lucas, Juan y Marcos. Proponte leer un capítulo por día.

5.- Persevera, aun cuando a veces no tengas ganas, hazlo, pues no se debe leer porque se tengan ganas, sino porque es necesario. Muchas veces no tenemos muchas ganas de comer, pero aun así lo hacemos porque sabemos que es bueno para nuestro cuerpo.

«Entonces fui al ángel y le dije que me diera el librito. Y él me dijo: Tómalo y devóralo; te amargará las entrañas, pero en tu boca será dulce como la miel.» (Apocalipsis 10:9).

Poco a poco verás que esta es una comida que no podrás resistir. Piensa en eso.

Continua con: «Sentía que alguien me observaba» 

  • UNIFE

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-mejor-comida/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]