«Intenté suicidarme, pero mi hija dependía de mí»

«Intenté suicidarme, pero mi hija dependía de mí»

Por Departamento Web 2

Es incontable el número de personas que a pesar de todo lo que tienen o luchan por tener, sienten un gran vacío en su corazón. Sufren por el dolor no sentirse plenos.

Un caso común en México es el de los hijos que deciden irse de la casa de sus padres porque son infelices con su familia. Con la idea de que encontrarán la felicidad lejos, buscan apoyo emocional en el trabajo, una pareja o teniendo un hijo. Sin embargo, una vez que lograron lo que querían, tan solo tienen instantes de alegría y, después, el vacío reaparece.

De acuerdo con expertos en psicología, un error común es ese, tratar de llenar ese hueco o sanar el dolor emocional con lo externo. De hecho, recomiendan que primero uno mismo resuelva sus problemas internos para después poder comenzar una relación con los demás.

Jazmín Uraga es una madre joven que experimentó eso. Tras cinco relaciones fallidas, se dio cuenta de que nunca iba a encontrar la felicidad en alguien más. Ella entendió que necesitaba buscar a la verdadera fuente del amor.

Te puede interesar: Solo hay una fuente de felicidad

«Quería la oportunidad de empezar otra historia, pero intenté suicidarme»

«Desde pequeña empecé con problemas de depresión. Tenía problemas en casa, pleitos por mi carácter, por mi mamá y eso provocó que me juntara con alguien a los 14 años para llenar el vacío que estaba sintiendo.

Pero decidí separarme a los 17 y me volví a juntar. En ese lapso, me embaracé. Con 18 años pensé que al tener una hija iba a llenar lo que estaba sintiendo, que a pesar de que la persona que estaba conmigo y me era infiel, la niña iba a llenar ese vacío que estaba teniendo.

Solo que creció más la depresión, hubo más problemas, me separé y me junté con otra persona. Nuevamente me separé y descuidé a mi hija porque me enfoqué más en mis problemas, así que decidí conocer a alguien más. Quería darme la oportunidad de volver a empezar otra historia, pero resultó lo mismo: problemas y la soledad que tenía iba en aumento.

A pesar de que había pasado cinco relaciones, dentro de mí me sentía muy triste y decepcionada por los fracasos que había tenido. Por los problemas que estaba pasando generé mucho estrés y ansiedad. Ya no podía respirar ni comer en varios días por lo que sentía.

La depresión me llevó a intentar suicidarme en dos ocasiones. En la primera vi unos cables que estaban cerca de donde estaba y quise ponérmelos, pero llegó a mi mente que no lo hiciera por tener a mi niña, pues ella iba a sufrir. Era tanta la desesperación por el dolor que sentía adentro que lo intenté de nuevo con un lazo. No lo hice porque sabía que tenía a una persona que me necesitaba más.

Fue en esa situación que llegué a la Universal. Usando mi fe, toda la tristeza, inseguridad, depresión y la ansiedad que traía se borraron. Es como si hubiera empezado una nueva vida.

Empecé a ser diferente, comencé a reír y a ser feliz, le veía sentido a la vida. Fue un momento muy feliz porque era algo que nunca había sentido, que jamás había pasado en mi vida.

A partir de entonces comencé a tener comunicación con mis papás, algo que no había en mi vida. También convivo más con mi hija, platico con ella y con mis hermanas.

Hoy en día mi vida sentimental cambió, ya no me refugio en las personas. Ahora sé que el vacío que tenía lo llena el Señor Jesús. Solamente Él llena mi corazón, Él me da la felicidad, Él me da el amor, Él me da la alegría que en mi vida me hacía falta. Ya no dependo de nadie para ser feliz, ya no dependo de una relación para sentir amor y sentirme tranquila.» -Jazmín Uraga

Lee también: «Me dijeron que para mí no había cura, era un caso perdido»

Semana de la caída de las murallas

La historia de Jazmín demuestra que el vacío se puede sanar, pero no es como muchos solemos creer. Es confiando en el Señor Jesús y entregándole a Él nuestra vida para darle fin a esa carencia. Probablemente tu historia es semejante a la de ella, y eso significa que también hay una puerta de salida para ti para comenzar de nuevo.

Este 5 de septiembre inicia la oportunidad para usar esa fe y cambiar tu presente:

«Por la fe cayeron los muros de Jericó, después de ser rodeados por siete días.» (Hebreos 11:30).

Con base en esta palabra se llevará a cabo la Semana de la caída de las murallas, del 5 al 12 de septiembre.

Antiguamente, los hebreos usaron su fe poniendo a Dios al frente de su batalla para derribar las murallas que les impedían entrar a la Tierra Prometida. Y ha llegado el momento de que derribes los problemas que te impiden avanzar. Haz clic aquí para saber más detalles de este propósito.

Te esperamos a las 7:30 a. m., 9:30 a. m. o 12 p. m. en el Templo de los Milagros, Av. Revolución núm. 253, col. Tacubaya. También en la Universal más cercana a tu domicilio, consulta los horarios.

Y no olvides leer el Aviso Importante sobre las reuniones u oraciones en todo el país para informarte más.

  • podemos ayudarte
    ¿Piensas en desistir de la vida? Podemos ayudarte…

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/intente-suicidarme-pero-mi-hija-dependia-de-mi/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: