Solo hay una fuente de felicidad

Solo hay una fuente de felicidad

Por Departamento Web 2

Algunos creen que el dinero, el amor y/o los hijos son el secreto de la felicidad. Pero las historias de muchos famosos demuestran todo lo contrario. Entonces, ¿cuál es la fórmula para ser feliz? De acuerdo con lo que explicó el obispo Franklin Sanches durante la transmisión del Santo Culto del pasado 11 de abril, la felicidad no se encuentra en lo material o las personas.

La Biblia cuenta que, en una ocasión, Jesús se encontró a una mujer en un pozo (lea Juan 4:1-45). Ella fue a sacar agua y, sin saberlo, ya la estaba esperando. Aun sin hablar, Él sabía cuál era su problema: ella se había casado 5 veces y ya estaba en la sexta relación.

Si para nuestra actualidad una situación así es escandalosa, en la antigüedad lo era aún más porque los estándares morales eran elevados.

«Lo interesante de esto es que Él no la condenó. Normalmente, cuando uno se encuentra a una persona que comete errores de esa naturaleza, todo el mundo la señala. Pero ¿por qué Jesús no la condenó? Porque sabía que lo que aquella mujer estaba buscando era ser feliz», explicó el obispo Franklin.

En la mente de la mujer samaritana, la felicidad estaba en encontrar al hombre perfecto. Y, hoy en día, muchos la buscan en el dinero, las parejas que tienen problemas matrimoniales creen que uno o más hijos se las dará, otros en las drogas, mujeres, infidelidades, fiestas, etc. Desde que nace, el ser humano busca la felicidad.

«Si quiere la felicidad, no puede esperar que provenga de un tercero», agregó el obispo. Entonces, ¿cómo ser feliz?

En ese encuentro, Jesús dijo:

«Respondió Jesús y le dijo: Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed, pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna.» (Juan 4:13-14).

«El agua que Jesús da es el Espíritu Santo. Y cuando entra en su ser, produce en usted una fuente de vida, le transforma. Además, no depende de amistades, drogas, alcohol, de estar de pareja en pareja, porque no necesitará eso para ser feliz. Porque con el Espíritu Santo ya es feliz. Eso es lo que Él hace», explicó el obispo tomando como base el versículo anterior.

«Dios quiere que su vida sea tomada por el Espíritu de Dios, pero la pregunta es ¿usted quiere el Espíritu Santo? Él es un regalo del propio Dios para nosotros, cuando es soplado en usted, recibe vida, paz, empieza a ser feliz y hace feliz a otra persona.

Si dice que quiere salvar a su matrimonio, a sus hijos, que su casa tenga paz, primero la necesita tener. Si quiere salvar su matrimonio, primero tiene que ser salvo. No puede hacer feliz a una persona si usted no lo es. Si lo es, su pareja verá su felicidad y también buscará a Jesús», finalizó.

  • fentanilo
    La verdad sobre el fentanilo: la droga mortal

Ofrenda Online

Desigualdad, hambre y lodo: una realidad en Saltillo


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/solo-hay-una-fuente-de-felicidad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: