El resultado dependerá de lo que usted decida

El resultado dependerá de lo que usted decida

Por Departamento Web 2

Imagine lo siguiente: para rescatar a su sobrino, un hombre de 80 años se va a la guerra con 318 hombres para enfrentar a 4 reinos que, anteriormente, habían derrotado a 5 reyes. Humanamente hablando, es ilógico hacer eso, pues él tiene todas las de perder. Sin embargo, no fue así, él venció. ¿Por qué?

El pasado domingo 22 de mayo, el obispo Franklin Sanches explicó que Abraham no se dirigió a la batalla confiando en su capacidad ni en la de sus hombres, sino en las promesas de Dios, y una de ellas decía: «Y bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré» (Génesis 12:3). Eso fue lo que marcó la diferencia. Cuando usted cree en la promesa, sus fuerzas son renovadas y nunca desiste de luchar.

Por ejemplo: quizá está pasando un problema grave en su matrimonio, pero si no confía en las promesas de Dios, se separará porque no tendrá las fuerzas para luchar hasta vencer. Sin embargo, cuando su fe se basa en dichas promesas, nunca retrocederá ni dejará de luchar por lo que quiere. Abraham fue con esa fe: «si Él prometió que estaría conmigo, entonces, tengo que vencer; si está conmigo, ¿quién puede estar en mi contra?». Y resultó victorioso.

Al ver ese resultado, el rey de Sodoma quiso tener una alianza con él:

«Y cuando volvía de derrotar a Quedorlaomer y a los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el valle del Rey. Entonces Melquisedec, Rey de Salem, el cual era sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino, y le bendijo, y dijo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, poseedor de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.» (Génesis 14:17-20).

«El rey de Sodoma había sido uno de los 5 reinos derrotados, no tenía nada, ¿qué le podía dar a Abraham? Es como con el diablo, cuando las personas recurren a él, ¿qué pueden recibir de su parte si fue derrotado en la cruz por Cristo? ¿Qué les puede dar? Absolutamente nada», explicó el obispo.

Por eso, al aceptar de Melquisedec la propuesta de comunión e intimidad con Dios, demostró que tenía conciencia de que su victoria provenía de ponerlo a Él en primer lugar, porque sabía que Dios es el Poseedor del cielo y de la Tierra.

«Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas, y toma para ti los bienes.» (Génesis 14:21).

Según explicó el obispo Franklin, este rey es la personificación del mal: «al diablo no le interesan las riquezas, sino las almas; por eso quería hacer una alianza con Abraham, porque quería su alma. ¿Cuántos le venden su alma al diablo cuando aceptan una propuesta que va en contra de Dios? Por ejemplo: saben que ciertos negocios son ilícitos, pero, por querer generar mucho, se hacen de la vista gorda para ganar más. El diablo es astuto, siempre estará ofreciendo facilidades para que las personas se alíen a él para que le den su alma. Pero ni toda la riqueza del mundo lo vale, porque el alma es eterna. Si usted no la cuida, perderá lo más valioso que puede tener: la salvación».

«Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano al Señor Dios Altísimo, poseedor de los cielos y de la tierra, que desde un hilo hasta la correa de un calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abram» (Génesis 14:22-23).

Note la fe de Abraham, en otras palabras, dijo: «yo no dependeré de los hombres, solo de Dios». Y esa tiene que ser su fe, depender solo de Él.

«Dios le quiere prosperar, bendecir y engrandecer. Pero lo que espera de usted es que decida con quién hará su pacto: con el Dios Altísimo, Poseedor del cielo y de la Tierra, o con el rey de Sodoma, que incluso le ofrece bienes, pero le roba su alma.

Por aceptar la propuesta del rey de Sodoma, muchos terminaron con una vida arruinada. Así que, si usted ha tenido tropiezos y ha aceptado las propuestas equivocadas, pagando por sus errores, hoy puede cambiar eso. De la misma manera que Abraham, levante su mano y haga este juramento con Dios de que, a partir de ahora, no querrá nada que no provenga de Sus manos», finalizó.

Lee también: Un día tendrá que tomar esta decisión…

  • Depresión
    ¿Qué causa la depresión en la vejez?

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/el-resultado-dependera-de-lo-que-usted-decida/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: