Cuidado, no pierda este tesoro

Cuidado, no pierda este tesoro

Por Departamento Web 2

Muchos no consiguen ver cómo las señales del regreso del Señor Jesús se están multiplicando, están presentes de forma cada vez más frecuente; parece que las 24 horas del día se pasan más rápido. «Vea cómo el tiempo está volando, algunos no consiguen ver que Jesús está más cerca de lo que podemos pensar o imaginar. No podemos desperdiciar el tesoro que Él nos dio. Tan solo esta semana ocurrieron varias tragedias en la República Mexicana. ¿Usted piensa que va a mejorar?», explicó el obispo Franklin Sanches durante el Santo Culto del pasado domingo 14 de agosto.

A pesar de que varias cosas están sucediendo, muchos parecen estar sonámbulos o adormecidos, como si nada pasara. Sin embargo, necesitamos prestar atención, pues no sabemos ni el día ni la hora en la que el Hijo de Dios vendrá, pero Jesús nos dijo que habría señales. De hecho, estas señales están ahí, todos las pueden ver, pero hay quienes no están preocupados con su salvación ni con la de aquellos que están a su alrededor. De acuerdo con el obispo, usted también necesita preocuparse por la salvación de su familia y de los que están en su entorno: vecinos, amigos, familiares, usted tiene la responsabilidad de que sepan que Jesús está a las puertas y tienen que alistarse.

La pregunta es: ¿usted está preparado para cuando Jesús venga? No importa el tiempo que tenga en la iglesia, no es momento de estar distraídos, sino de enfocarse en alcanzar la corona de la vida, la salvación. Pues, el hombre puede hacer cualquier cosa, su desesperación le hace hasta crear cosas para intentar retrasar el fin, pero la profecía se va a cumplir. Mientras estamos en la Tierra, tenemos que preservar nuestra fe, no dejar que se contamine ni darle oídos a la voz de otros, sino a la voz de Dios para preservar ese tesoro, como está escrito:

«Jesús les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos puede compararse a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero mientras los hombres dormían, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue» (Mateo 13:24-25).

En esta parábola, Jesús habla sobre el reino de Dios: la buena semilla que fue sembrada es Su Palabra. Pero la Biblia dice que mientras ellos dormían vino el enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fue.

El obispo Franklin señala que «usted necesita comprender que en medio de la iglesia habrá cizaña, personas usadas por satanás para intentar destruir su fe. La cizaña dará mal testimonio, tratará de decirle cosas contrarias a la Palabra. Tal vez la cizaña le diga: “el obispo está exagerando, todavía hay tiempo, Dios es bueno y va a salvarnos a todos”, pues quiere que usted continúe viviendo en el pecado. Pero no puede permitir que la cizaña contamine la pureza de su fe».

Además, necesita diferenciar la cizaña del trigo, pues el trigo da fruto, la cizaña no. De hecho, el trigo, mientras más frutos lleva, más se inclina. No obstante, la cizaña permanece erguida, es un símbolo del orgulloso, de quien no acepta que le digan la verdad. Asimismo, la cizaña es problemática, le gusta hablar de la vida de otros y sembrar lo malo en su mente y corazón. Entonces, tenga cuidado con quien se relaciona, no sea que pierda su salvación.

«Cuando el trigo brotó y produjo grano, entonces apareció también la cizaña. Y los siervos del dueño fueron y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo, pues, tiene cizaña? Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la recojamos? Pero él dijo: No, no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis el trigo junto con ella. Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega; y al tiempo de la siega diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en manojos para quemarla, pero el trigo recogedlo en mi granero» (Mateo 13:26-30)

La cizaña y el trigo crecen juntos y, aunque nuestra voluntad sea cortarla, el Señor pidió que la dejaran. «Porque en la hora de la siega, cuando Cristo venga, ella será amarrada y lanzada en el infierno. Entonces, aunque estuvo dentro de la iglesia por años, nunca dejó de ser cizaña, por lo tanto, no comprometa su salvación por una amistad, hombre o mujer; la salvación es individual», dijo el obispo.

Agregó que «algo que el obispo Macedo nos ha enseñado es que uno fue salvo cuando se entregó a Dios, continúa salvo si sigue en esta fe en el presente, y será salvo solo si permanece en ella. Nadie tiene el boleto garantizado. La salvación se conquista día con día, es un sacrificio, por eso es necesario negarnos a nosotros mismos y tomar la cruz. No corra el riesgo, conserve su fe y protéjala de la cizaña, ella tratará de hacerle perder la vida eterna», indicó.

Cuando el diablo salió del cielo, no quiso perder solo, así que arrastró con él a la tercera parte de los ángeles. Así también quiere llevarlo a usted. Por lo tanto, proteja su alma, pues es eterna. Ella puede pasar la eternidad con Jesús o en el lago de fuego y azufre. Es uno mismo quien lo decide.  La cizaña está ahí para influenciarle. Cuidado, no pierda ese tesoro.

Lee también: La Universal abre sus puertas en Acolman y Cholula

  • Glaciar

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/cuidado-no-pierda-este-tesoro/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games