¿Cuándo fue la última vez en que usted le habló del Señor Jesús alguien?

¿Cuándo fue la última vez en que usted le habló del Señor Jesús alguien?

Por Departamento Web


¿Cuántas oportunidades de hablar de Señor Jesús están siendo perdidas?¿Cuándo fue la última vez en que usted le habló del Señor Jesús alguien?

¿Qué coherencia tiene pedir algo y cuando la petición es concedida la persona no lo aprovecha? Ninguna, ¿no es así? Porque si usted lo pide, se sobrentiende que, en la primera oportunidad que usted tenga de recibirlo, lo aprovechará.

Pero, con respecto a cumplir la orden Divina de hablar del Evangelio para todas las personas (Marcos 16:15), una investigación realizada con cristianos de Estados Unidos por la LifeWay Research —instituto americano de investigación que ayuda a líderes de iglesias— reveló que a pesar de que la mayoría de los fieles entrevistados oran (por lo menos una vez a la semana) pidiéndole a Dios oportunidades para hablar de Jesús, ellos no evangelizan en su día a día.

Por eso, más de la mitad de los que dicen ser cristianos no compartieron las Buenas Nuevas con nadie en los últimos seis meses. Y de los que hablaron de Jesús durante este periodo, lo hicieron con una o dos personas.

¿Cuántas oportunidades están siendo perdidas? Y ¿qué será que nos ha faltado?

Aproveche todas las oportunidades

El propio Señor Jesús, cuando estuvo en este mundo en forma humana, no perdía ninguna oportunidad. ¿Quién no se acuerda de la conversación a la orilla de un pozo con una mujer samaritana? En aquel momento en que Él estaba con sed y le pidió agua, fue la oportunidad de hablarle sobre el Agua de la Vida.

En todo el tiempo y en todo lugar, siempre tendremos la oportunidad de hablar del amor del Señor Jesús. Ahora, intente recordar todas las oportunidades que se pierden diariamente.

La conversación informal en el elevador, en la que, entusiasmado, usted comentó sobre aquel restaurante de moda al que usted fue recientemente y recomendó, pero no habló de una reunión especial que se realiza en su iglesia.

En aquel círculo de conversación donde hablan de libros interesantes, usted no mencionó cuán inspiradora es la Biblia y que, si las orientaciones que contiene fueran seguidas, las vidas serían transformadas.

Cuando oyó atentamente a alguien hablar de un problema que estaba viviendo, y usted dijo que iba a salir todo bien, pero no aprovechó para decirle que la fe puede cambiar el panorama de cualquier situación.

En el transporte, en la panadería, en una recepción mientras espera, a los vecinos, en fin, siempre habrá una ocasión.

Incluso, el apóstol Pablo le dio esa orden a Timoteo, la cual abarca a todos los cristianos:

“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina” (2 Timoteo 4:1-2).

El obispo Edir Macedo explica que Timoteo jamás podría olvidar que fue llamado para anunciar la Palabra, “y él tenía que hacer eso de forma constante, seria e intrépida”, destacó el obispo,

Para ello, no debería esperar la ocasión especial para evangelizar, “pues tanto los buenos tiempos y felices como los tiempos malos y tristes son oportunidades para transmitir el Mensaje Divino”, concluyó.

Lea también: ¿No tiene tiempo para evangelizar?

Por eso, evalúe si lo que le ha faltado para que se cumpla esa orden es notar esas oportunidades o el valor para hablar de Jesús. Al final, hablar de Él implica asumir que usted cree y vive esa fe, eso es confesarlo delante de las personas.

Y todo aquel que haga eso, el Señor Jesús promete que también confesará su nombre delante de los ángeles de Dios. Sin embargo, quien no lo haga, Él hará lo mismo (Lucas 12:8-9).

Aproveche este Ayuno de Daniel para hablar de Jesús.

El domingo 22 de septiembre inició el propósito especial del Ayuno de Daniel en todas las Universal del país. Es un periodo durante el cual, a lo largo de 21 días, dejamos las cosas seculares y enfocamos el pensamiento en todo lo que Dios ha dicho en Su Palabra. El tema de esta edición del propósito será “hacer lo que le agrada a Dios”.

Por eso, durante el Ayuno de Daniel, además de abstenerse de información secular y alimentarse con contenidos de la fe, usted podrá ganar almas para el Reino de Dios. ¿Cómo? Visitando lugares donde hay oprimidos de espíritu; donando libros espirituales para quien está necesitando comprender la fe y compartiendo sus experiencias.

Si usted desea este avivamiento espiritual, participe en las reuniones que se llevan a cabo en el Santuario de la Fe (Av. Revolución núm. 253. Col. Tacubaya) o en el Centro de Ayuda Universal más cercano a su domicilio.

  • la meta
    Deshágase de la carga para llegar a la meta

Ofrenda Online

La pobreza se apodera de este Pueblo Mágico


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/cuando-fue-la-ultima-vez-en-que-usted-le-hablo-del-senor-jesus-alguien/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: