¿A qué voces les has dado oídos?

¿A qué voces les has dado oídos?

Por Departamento Web 2

No te dejes engañar por los ruidos: escucha y obedece la Voz de tu Creador y sé bendecido en todo

Todos los días escuchamos muchas voces, desde el momento que nos despertamos hasta la hora en que nos acostamos. Siempre hay alguien diciendo algo que puede afectar de manera positiva o negativa el día, e incluso, la vida de quien basa sus elecciones en opiniones ajenas.

Esas voces pueden venir de alguien del círculo familiar, de compañeros de trabajo, de amigos y hasta de personas desconocidas en internet. Hay quienes sean tan dependientes de voces de terceros que no consiguen dar un paso en la vida sin antes consultar a alguien para saber lo que esta opina al respecto o lo que haría en lugar de ella.

En medio de ese mar de voces y opiniones, son lanzadas palabras de duda, que actúan directamente contra la fe. Por eso, la cuestión que no debe ser ignorada es en relación a la Voz de Dios: ¿será que la has escuchado? Esa es la única Voz que trae la garantía de que, si es obedecida, traerá buenos resultados. Cabe a cada persona escoger la Voz que la guiará, pero es importante destacar lo que dice la Palabra de Dios:

«Y todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán, si obedeces al Señor tu Dios» (Deuteronomio 28:2).

Entonces, existen varias voces que podemos oír, pero es importante tener cautela al dar más atención a una determinada voz. Eso exige estar alerta, ya que es necesario tener dedicación en aquello que se hace, además de mucha concentración.

Cuando no oímos la Voz de Dios corremos el riesgo de darles oídos a los problemas. Por ejemplo, tal vez hasta quieres ir a la iglesia, pero después te envuelves a tal punto con los problemas que toda aquella fuerza que encontraste en la fe, se evapora. ¿Por qué? Dios dice:

«Escucha, pueblo mío, mi enseñanza; inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca» (Salmos 78:1).

Dios está viendo a quién escuchamos y a quién nos inclinamos. Él, como Dios, no puede interferir en nuestras elecciones. Él sabe lo que es mejor, pero, muchas veces, creemos que las cosas son muy dependientes de nosotros y, si no nos ocupamos primero con aquello, pereceremos.

Te puede interesar: 7 señales de debilidad espiritual

¿Cómo reconocer la Voz de Dios?

Cuando somos cercanos a una persona, es fácil reconocer su voz. Lo mismo ocurre con nuestra relación con Dios: quien tiene intimidad con Él, Lo reconoce.

El joven Samuel, aún pequeño, servía al Señor en el Templo (1 Samuel 3:1), y cierta vez oyó una voz que no conocía. El profeta Elí lo alertó sobre la Voz de Dios, que, hasta entonces, no había hablado con Samuel. A partir de aquel día, el Señor pasó a hablar frecuentemente con el joven y este, a su vez, pasó a obedecerlo y a reconocerlo con facilidad, pues se había convertido en un íntimo de Él.

Lectora, si tu deseo es oír y reconocer la Voz de Dios, analiza si no has estado distraída con las voces alrededor. Dios es el más interesado en hablar contigo, pero Él solo hablará si estás en Espíritu. Es decir, si mantienes la mente conectada a Dios y en la meditación a su Palabra. La Voz de Dios debe ser escuchada con oídos espirituales, «porque Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad» (Juan 4:24).

Procura desarrollar una relación con Él para ya no depender de voces de terceros, pero sí de la Voz del Espíritu Santo. El primer paso es bajarles el volumen a otras voces, es decir, dedicarte a momentos a solas con Él y buscarlo en oración. Cuando Dios habla en tu mente, Él trae una certeza tan grande que no queda margen para las dudas.

Te recomendamos: Las vírgenes insensatas

  • Vigorexia
    Vigorexia: una obsesión por verse fuerte

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/a-que-voces-les-has-dado-oidos/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: