A este tipo de persona ni Dios la puede ayudar

A este tipo de persona ni Dios la puede ayudar

Por Social Media

Dios busca sinceridad para ayudar a cualquier persona y podemos entender esta característica como transparencia. Pero ¿qué hay en el corazón de una persona cuando no hay transparencia? Si no es transparente, ¿qué es entonces?

Es fingida, hipócrita.

La persona que no es transparente se miente a sí misma y, por lo tanto, está excluida de recibir la ayuda de Dios, no porque no quiera ayudarla, sino porque no puede alcanzar su interior. Ella es como los fariseos, el único grupo de personas que Jesús no pudo ayudar. Vivían detrás de un teatro religioso y usaban su posición para hacer lo que quisieran lejos de los ojos de la gente, pero no lejos de los ojos de Dios.

Medita en: ¿Muchas más MALDICIONES que bendiciones?

Las palabras que los fariseos escucharon del Señor Jesús fueron las más duras que jamás había dicho: «¡Camada de víboras! ¿Cómo podéis hablar cosas buenas siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca». (Mateo 12:34). Jesús todavía dijo en Mateo 23:27: «porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia». Dios no tiene tiempo para este tipo de persona. Ella insulta al Señor y cree que puede engañarlo, pero Él sabe todo lo que está en ella.

Es necesario entender que cualquiera que piense que está engañando a Dios se encuentra en un peor estado espiritual que el de un ladrón, una prostituta o cualquier otra persona que haya cometido un pecado atroz. Y una persona que vive en pecado no puede escapar de él, porque dondequiera que vaya, él siempre estará con ella.

Muchas personas intentan excusarse de la culpa diciéndose a sí mismas que no hicieron nada malo, pero David lo hizo de manera diferente. Quería la justicia de Dios. En el Salmo 51, al confesar su pecado, dijo: «Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a lo inmenso de tu compasión, borra mis transgresiones. Lávame por completo de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas.» (Salmo 51:1-4).

Y usted: ¿se ha preocupado por ser transparente con Dios? Porque si no hay sinceridad, Él no puede ayudarle porque su hipocresía no se lo permite.

Te recomendamos: Comprados de la Tierra

  • consumir cristal
    Solamente es superada, en número de adictos, por el alcohol

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/a-este-tipo-de-persona-ni-dios-la-puede-ayudar/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: