Santo Culto: ¿Cómo tener un encuentro con el Señor Jesús?

Santo Culto: ¿Cómo tener un encuentro con el Señor Jesús?

Por Departamento Web 2

Durante el Santo Culto del pasado 30 de agosto, ministrado por el obispo Franklin Sanches, muchos comprendieron cómo tener una experiencia con el Señor Jesús.

Algunos ya han experimentado el poder de Jesucristo, han sido sanados, liberados de tormentos… Pero, aún no han tenido un encuentro con Él. «Porque cuando la persona tiene una experiencia con el Espíritu de Jesús, es transformada. […] Pero mientras no tenga un encuentro con Jesús, pese a que esté dentro de una iglesia, va a continuar siendo la misma. […] ¿Y cómo una persona puede conocer a Jesús?», dijo el obispo Franklin.

La Biblia dice: «Y un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de los recaudadores de impuestos y era rico, trataba de ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, ya que él era de pequeña estatura. Y corriendo delante, se subió a un sicómoro para verle, porque Jesús estaba a punto de pasar por allí.» (Lucas 19:2-4).

El obispo explica que Zaqueo no obtuvo su riqueza honestamente, sino robándoles a las personas cobrando de más. Por eso era odiado por los judíos, a tal punto que no le era permitido entrar a una sinagoga, porque era considerado un traidor por trabajar para Roma.

«Pero, Zaqueo era un hombre sincero a pesar de que era un ladrón. Hasta puede ser un poco contradictorio, sin embargo, Dios no mira su exterior, sino lo que tiene en su interior. […] Y él llegó a un momento de su vida en el que se dio cuenta de que no era feliz haciendo lo que hacía, tenía en su interior un vacío que su riqueza no podía llenar. […] Es decir, la persona es sincera, cometió o comete errores, pero ya no quiere. Es como el adicto que sabe que el vicio no es bueno para él porque está destruyendo a su familia, pero no logra dejarlo y, muchas veces, sin que nadie lo sepa, llora y le pide a Dios: «Dios, ayúdame porque no puedo, no tengo fuerzas». Por su sinceridad, Dios se inclina para personas así.», agregó el obispo.

Zaqueo era infeliz, pero supo que las personas que conocían al Señor Jesús y andaban con Él eran felices, diferentes por su carácter, conducta y alegría. Por eso, cuando se enteró de que Él venía, aquel hombre rico, bien vestido y con influencias, se despojó de todo al subirse a un árbol y no quiso saber lo que otros podrían decir o pensar, solo quería conocer a Jesús. Sin embargo, «muchas personas no Lo conocen porque se creen buenas, perfectas y merecedoras. […] Piensan que sus méritos les dan el derecho de acercarse a Él, pero no. Solo podemos acercarnos a Dios por Su gracia y misericordia. Muchos no encuentran a Jesús porque para ellos es muy difícil deshacerse de su propio yo. Lo que hace que pueda relacionarme con Él implica humildad, y cuando lo soy, dejo de lado mis títulos, bondades, méritos, todo lo que pienso, y le digo: «Oh, Dios, ten misericordia de mí porque, yo no lo merezco, pero por el nombre de Jesús, yo quiero Tu presencia». Solo así la persona se encuentra con Dios», explicó.

Cuando Jesús entra a una persona, su interior cambia, empieza a ser feliz, no importa lo que suceda, nada le quita la felicidad. «Pero eso solo sucede cuando la persona entiende como Zaqueo: necesita buscar a Jesús, no puede querer solo las bendiciones, necesita tener su experiencia con Él», destacó el obispo.

«Cuando Jesús llegó al lugar, miró hacia arriba y le dijo: Zaqueo, date prisa y desciende, porque hoy debo quedarme en tu casa. Entonces él se apresuró a descender y le recibió con gozo. Y al ver esto, todos murmuraban, diciendo: Ha ido a hospedarse con un hombre pecador. Y Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes daré a los pobres, y si en algo he defraudado a alguno, se lo restituiré cuadruplicado. Y Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa, ya que él también es hijo de Abraham; porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido» (Lucas 19:5-10).

El Señor Jesús entra a una vida cuando la persona se arrepiente y se entrega a Él, sin importar el pasado de ella. «A Dios no le interesa quién era usted, a Él le interesa quién será usted de aquí en adelante. Entonces, nunca juzgue ni condene a los demás por su apariencia, por su pasado (por peor que haya sido), todo el mundo merece una segunda oportunidad. Y Dios siempre la da.

Jesús quiere entrar a su casa, a su vida. La pregunta es: ¿Usted quiere abrir la puerta para que Él entre o quiere mantenerlo fuera de su vida? Si usted abre la puerta, Él entra y le cambia», finalizó el obispo.

  • dejar de fumar
    ¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/santo-culto-online-como-tener-un-encuentro-con-el-senor-jesus/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: