¿Lindo o feo?

¿Lindo o feo?

Por Departamento Web 2

Una vez, un joven me dijo: «A quien le gusta la belleza externa es arquitecto. A mi realmente me gusta la belleza externa».

Aquel joven tenía ese criterio para juzgar si debía tener un noviazgo con una mujer o no. Bien, la escuela de Vinicius Morales tiene discípulos.

Pero, mientras muchos ajustan sus modelos en «las feas que me perdonen, pero la belleza es fundamental», pienso que si la belleza física fuera algo tan importante, las vestiduras de la mujer virtuosa de Proverbios 32 no serían la fuerza y la dignidad.

Si hay tantos trajes y accesorios bellísimos que valoran la apariencia de una persona, ¿por qué, entonces, Dios enaltecería solamente lo que se lleva en el alma?

Mire, yo ya vi a muchas mujeres consideradas «feas» para los modelos actuales, pero que eran lindas por dentro; y otras que eran aplaudidas como lindas, pero horrorosas internamente.

Si la belleza física fuera el criterio más importante, desde el punto de vista espiritual (que es el REAL), David no sería rey de Israel. La apariencia no recomendaba al joven pastor de ovejas para sustituir al «bello» Saúl.

Débil y despreciado incluso por su padre, David se volvió el rey que Israel que más resultados ha dado hasta hoy. No tuvo la belleza de Saúl, pero fue un siervo valiente y de fe. Al mismo tiempo que era soldado, también era comandante, buen administrador, músico, poeta…

Ester tampoco fue elegida por Asuero para ser reina del imperio persa por su belleza física u ornamentos. La fuerza de su carácter y pureza hizo de ella la mujer más deslumbrante del harén.

Entonces, en tiempos de la estética, en la que se valora más el físico que las virtudes morales, es necesario recordar estas palabras: «No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura […]; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón.» (1 Samuel 16:7).

No estoy diciendo que todos podemos abandonar y olvidar que tenemos un cuerpo que cuidar. Pero, la apariencia no lo es todo en la vida y no vale todo para conquistarla. La atracción física tiene su lugar en una relación, pero no puede ser la prioridad. La apariencia puede ayudar a conquistar un trabajo, pero no lo mantiene.

Tengamos en alta prioridad los valores, pues estos no envejecen, no se arrugan y no se marchitan.

Por Núbia Siqueira

  • falla en redes
    Falla en redes sociales lleva a internautas a creer que es el Apocalipsis

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/lindo-o-feo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: