La pornografía es igual de adictiva que cualquier otro estupefaciente

La pornografía es igual de adictiva que cualquier otro estupefaciente

Por Social Media

El cerebro de una persona enganchada a la pornografía reacciona del mismo modo que el de los adictos a alguna sustancia adictiva, esto de acuerdo con una investigación realizada por la Universidad de Cambridge. Asimismo, uno de las mayores cuentas de internet de esta industria afirma que cerca de 920 mil personas consumen material de este tipo de su sitio.

Aunque muchos aseguran que ven videos y fotos de este tipo con la finalidad de mejorar su relación o para sentir placer cuando están lejos de su pareja, ignoran que la imagen creada por esta industria podría transformar dicho deseo en compulsión y afectar otras áreas de su vida, como sentimental, familiar y gasta profesional debido a que le dedican la mayor parte de su tiempo y atención a ella.

Existen casos en el que la adicción es tan fuerte que no se consigue distinguir entre la ficción y la realidad, obligan a su compañero(a) a imitar lo que ven en la pantalla de su celular o en la televisión de su casa y, muchas veces, al no ver cumplidas sus expectativas, optan por la separación o recurren a otras prácticas, incluso con otras personas, con el fin de encontrar satisfacción.

La pornografía desvirtúa los conceptos que las personas tienen sobre el sexo. Los actores interpretan actuaciones que las personas no suelen hacer. “La pornografía es una propaganda falsa, crea dependencia y, como cualquier otro vicio, exige un uso mayor para satisfacer”, explicó el presentador Renato Cardoso en una de las ediciones del programa The Love School.

Por otra parte, hay personas que han intentado abandonar este vicio al darse cuenta el daño que les provoca, pero no lo han logrado. En el Tratamiento en contra de los vicios, el especialista ha enseñado a los presentes que la única alternativa efectiva para dejar atrás este problema es la fe y que todo aquel que busca a Dios tiene la oportunidad de darle un recomienzo a su vida.

Esta reunión se lleva a cabo todos los domingos a las 3 p.m. en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya.

 

“A corta edad, conocí la pornografía y otros vicios”

 

Luis Díaz

Cuando era niño, mi madre me pegaba intentando desquitar su coraje. No entendía por qué pasaba esto, pero lo único que anhelaba era tener una familia en donde no hubiera pleitos ni golpes. Por si fuera poco, mis padres nos enviaron, a mis hermanos y a mí, a vivir con una de mis tías. Ahí empezó verdaderamente mi infierno: uno de mis primos abusó de mí por tres años.

En ese lapso, empecé a fumar, embriagarme y a ver pornografía, siendo tan solo un niño. ¡Mi infancia se opacó por tanto sufrimiento! Con más edad, empecé a consumir otro tipo de cosas e, incluso, a cortar para ‘escapar’ del dolor que sentía, pero no lo lograba.

Un día, mi madre iba caminando y se topó con el Centro de Ayuda Universal. Entró con la idea de que si ya había intentado en varios lados, no perdería nada si entraba. Ese día, se desahogó y el mensaje que dieron la animó a buscar la ayuda de Dios. Siguió yendo y solo así pudo reestablecer su relación con mi padre. ¡Ya no hay golpes ni insultos!

Al poco tiempo, me buscó para invitarme y acepté ir. Su trato hacia mí cambió, eso me motivó a perseverar también para superar los vicios y las experiencias pasadas. Poco a poco, dejé el alcohol, el cigarro y la pornografía. Estoy muy agradecido con Dios porque Él contribuyó para que todo eso fuera posible y es el Autor de tanta felicidad que hay en mí y en mi familia”.

 

Quizá te interese: El acceso a la pornografía es cada vez más fácil y “normal”

 

  • Ciudad Juárez

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-pornografia-es-igual-de-adictiva-que-cualquier-otro-estupefaciente/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games