La frustrada: ¿eres una de ellas?

La frustrada: ¿eres una de ellas?

Por Social Media

Muchas mujeres se sienten decepcionadas porque crean expectativas sobre las cosas y las personas. ¿Cómo evitarlo?

Sabemos que la mayoría de las mujeres son más sentimentales, soñadoras y esperanzadas cuando se enfrentan a situaciones y personas. Entonces, debido a esta confusión de emociones, muchas terminan creando expectativas sobre las actitudes de los demás y, con eso, se frustran más fácilmente y, a menudo, se quedan con la sensación de que el mundo se acabó para ellas.

Ejemplos no faltan. Hay mujeres que se entregan demasiado a una relación o una amistad y esperan algo a cambio y, cuando no lo reciben, se frustran. Otras quieren tener el control de todos los que las rodean y solucionar todo lo que necesitan, pero cuando no pueden —es decir, ven que sus expectativas no se han cumplido—, se sienten desamparadas, decepcionadas, irritadas o estresadas ​​más de lo normal .

Es natural que varios eventos provoquen tristeza o preocupación. A pesar de eso, la mujer no puede permitir que estos sentimientos sean sus guías y mucho menos seguir alimentándolos.

¿Cómo cambiar?

Ten en cuenta que hasta ahora hemos hablado de sentimientos y emociones. Es porque en ellos está la forma de cambiar esa manera de actuar y no vivir más frustraciones. No debes dejarte guiar por tu corazón, sino por tu razón. ¿Cómo hacer eso? En primer lugar, debes comprender que las cosas y las personas no se pueden controlar y que no todo será a tu manera o como lo planeaste. Por lo tanto, no deposites tus expectativas en cosas y personas, sino únicamente en Dios. Es Él a quien se le debe dar prioridad para ser la dirección de tu vida, porque Él sabe lo que es mejor para ti y el momento correcto para que todo suceda en tu vida.

El secreto, entonces, es que le des el control de todo a Dios. Además, empieza desde ahora a ayudar, aportar y hacer más por Su Obra sin esperar nada a cambio, ni reconocimiento. Hazlo porque debes hacerlo y no porque quieres sobresalir. Ayuda a tu prójimo como enseñó el Señor Jesús y no para ser visible frente a los hombres.

Pon tu vida en manos del Altísimo y confía en Él, pues sabe cómo guiarte perfectamente. Entonces, cuando alguien trate de frustrarte, no serás sacudido, porque sabrás que tu Padre te consolará. «Solo Dios puede darnos la seguridad que necesitamos. No puedes temerles a las personas ni a las cosas, pero sí a Él, porque será quien nos justifique y cuide. Tu seguridad no puede estar en las circunstancias en las que vives, sino en el Altísimo, creyendo que Él te protegerá y guiará», aconsejó Cristiane Cardoso fundadora del movimiento Godllywood.

  • productos de higiene
    Productos de higiene: ¿cada cuánto deben cambiarse?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-frustrada-eres-una-de-ellas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: