La dependencia que trae independencia

La dependencia que trae independencia

Por Departamento Web

La revelación que Jacob tuvo en sueños fue un parteaguas en su vida. «Y tuvo un sueño, y he aquí, había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba hasta el cielo; y he aquí, los ángeles de Dios subían y bajaban por ella» (Génesis 28:12).

«Cuando Jacob tuvo aquella visión, Dios habló y se reveló a él. En ese momento Jacob despertó de su sueño. No es lo que ocurre con muchas personas dentro de la iglesia, no se han despertado para ver lo que significa estar en la casa de Dios», explicó el obispo Franklin Sanches durante el Santo Culto del pasado 23 de mayo.

Las personas piensan que la iglesia es un lugar de culto y adoración, pero es mucho más que eso. «Es un lugar para tener una relación con Dios», dijo el obispo. «¿A quién lleva usted a su casa? Usted no lleva extraños, sino personas con las que quiere relacionarse, intercambiar ideas y pensamientos», explicó.

Cuando Dios nos trae a su casa es porque Él quiere relacionarse con nosotros y revelarnos cuáles son sus planes en nuestra vida. En cambio, hay quienes ven la casa de Dios como un club social, esto es porque todavía no han despertado, ya que no comprenden lo que significa este lugar.

La Biblia nos dice lo siguiente: «Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente el Señor está en este lugar y yo no lo sabía. Y tuvo miedo y dijo: ¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo» (Génesis 28:16-17).

Cuando Jacob tuvo esa revelación, él dijo: «esto es la casa de Dios, la puerta del cielo». En otras palabras: «Si yo estoy aquí, no es para que mi vida continúe igual», explicó el obispo Franklin.

«Y se levantó Jacob muy de mañana y tomó la piedra que había puesto de cabecera, la erigió por señal y derramó aceite por encima» (Génesis 28:18).

En el momento que Jacob huyó de su casa, lo único que tomó fue el aceite. En aquella época este elemento servía como moneda de cambio, porque era usado para encender las lámparas y para algunas otras cosas de valor.

Pero, como se mencionó anteriormente, cuando se dio cuenta de lo que significaba estar en la casa de Dios, hizo una prueba, derramando todo lo que tenía para depender solo de Él.

El ejemplo de Jacob enseña que «usted no puede estar en la dependencia de familiares o de su patrón. Si usted quiere tener una vida plena, debe aprender a depender solo de Dios», comentó.

Jacob creyó en las promesas que el Señor le hizo (lea Génesis 28:13). Ante la revelación, comprendió que su vida no podía ser un fracaso. No fue necesario que Dios se lo pidiera, pero al derramar el aceite fue su manera de expresar: «Yo creo en Tu Palabra».

Después, a aquel lugar le puso el nombre de Betel, aunque anteriormente el nombre de la ciudad había sido luz (vea Génesis 28:19). «Cuando la persona tiene certeza de que va a conquistar algo, ella ya le da un nombre. Si cree que Dios le trajo aquí para hacerle independiente de todo y dependiente solo de Él, usted comienza a buscar el nombre para su futuro negocio o empresa», continuó.

Usted hoy puede no tener nada. Tal vez lee este mensaje y dice: «Yo estoy quebrado, lo perdí todo». Jacob también lo perdió todo. Pero cuando él creyó en el Dios de su abuelo, hizo la prueba (Génesis 28:20-22).

«Jacob no tenía nada, pero hizo un voto de fidelidad. En otras palabras, dijo: “Tú serás mi Dios”, porque antes no lo era. La fidelidad es para la persona que quiere una relación con Dios. Cuando usted entiende que quiere tener una vida con Él, el Señor le acompaña a donde vaya y no le dejará sin falta», finalizó.

  • suicidio
    Descubren sitio web italiano que ayudaba a jóvenes a cometer suicidio

Ofrenda Online

La COVID-19 agudiza pobreza de jornaleras en Colima


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-dependencia-que-trae-independencia/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: