¿Estás cansado de ser quien eres?

¿Estás cansado de ser quien eres?

Por Departamento Web 2

Es posible dejar la vida de errores y fracasos en el pasado y obtener una nueva identidad. La Hoguera Santa en el Vado de Jaboc es la oportunidad para que reconstruyas tu vida

¿Cuántos años tienes y desde hace cuánto tiempo soportas la vida de errores y fracasos que llevas? Hay quienes responden que desde que tienen memoria, pues solo ven en su identidad el retrato de conflictos familiares, tragedias, enfermedades, miseria, entre otros problemas. ¿Cuántos son, incluso, conocidos y apodados por sus errores o por sus derrotas? Esas personas, si pudieran, nacerían de nuevo, solo para que dejaran atrás todo lo que las hiere.

Aunque al personaje Bíblico Jacob le hubiera gustado también haber nacido nuevamente y antes de su hermano, Esaú. Él se apoderó del derecho de la primogenitura que era de su hermano después de que hizo un «truco» para engañar a su propio padre, Isaac (Génesis 27). Y, por temer una venganza por parte de Esaú, huyó. En Betel, tuvo un sueño en el que escuchó las promesas de Dios y hizo un voto con Él, pero sus conflictos internos continuaron. Aunque Jacob hubiera experimentado las bendiciones de su padre, en lo más profundo de su ser aún quedaba una insatisfacción.

Lee también: La felicidad depende de la fe y del amor sacrificiales

Años después, al escuchar nuevamente Su voz (Génesis 31:13), Jacob se preparó para regresar a su tierra. Él, sin embargo, sabía que al reencontrarse con su hermano se toparía con su pasado. Y, en el Vado de Jaboc, Jacob luchó para dejar de ser cobarde, tramposo y dependiente de situaciones y personas para tener una nueva identidad:

«Y aquella misma noche se levantó, y tomó a sus dos mujeres, a sus dos siervas y a sus once hijos, y cruzó el Vado de Jaboc. […] e hizo pasar también todo lo que tenía. Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta rayar el alba. […] Entonces el hombre dijo: Suéltame porque raya el alba. Pero Jacob respondió: No te soltaré si no me bendices. Y él le dijo: ¿Cómo te llamas? Y él respondió: Jacob. […] El hombre dijo: Ya no será tu nombre Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios» (Génesis 32:22-28).

En aquella ocasión, Jacob reconoció que aún le faltaba una bendición: conocer de verdad a Dios. Él aún era el viejo Jacob que tenía su modo equivocado de ser. Su lucha con un ángel, que representaba la figura de Dios, demostró que él estaba cansado de ser quien era, que quería una oportunidad para cambiar y que, a solas con Dios, estaba en Su dependencia.

Te puede interesar: ¿Cómo mantener la fe en tiempos difíciles?

Obstinado en Conocer a Dios

A pesar de la vida de errores, Jacob tenía una característica que llamó la atención de Dios: la obstinación de conocerlo. La fe de Jacob en el Vado de Jaboc hizo que él cambiara su condición. De la misma forma puede suceder hoy. Tal vez puedes ser alguien como Jacob, pero deseas conocer a Dios, el Espíritu Santo se revela y te cambia así como hizo de Jacob una nueva persona. El Espíritu Santo transforma tu esencia, pero Él tiene que ver que Lo quieres más que a todo.

¿En dónde ver a Dios cara a cara?

La historia de Jacob se puede dividir en dos fases: la primera, en la que hacía cualquier cosa ilegítima para recibir la bendición de la primogenitura de su hermano y, la segunda, cuando dejó de ser Jacob para volverse Israel. «Cuando él entendió que lo más importante no era tener la bendición sino al que bendice y que haría de él otro hombre, llegó a donde Dios quería que él llegara. Eso es lo que Él quiere para usted», refirió el obispo Renato Cardoso. No hay mayor gloria para el Señor Jesús que cuando una persona conoce a Dios y recibe Su Espíritu.

El Altar es el Vado de Jaboc de muchos de los que quieren ser una nueva persona. Allí, cara a cara con Dios, el sacrificio se materializa por la entrega de vida. Si deseas eso, participa en una reunión en la Universal más cercana. También participa en el clamor que se realiza de lunes a viernes, la Caminata de la Fe hacia el Vado de Jaboc, que se trasmite a las 10 p. m. —horario de la CDMX— en las redes sociales de la Universal México. Si quieres saber un poco más, haz clic aquí.

Conoce esta historia: «Trabajaba, pero lo que recibía, se me iba»

  • expectativas revelan
    Tus expectativas revelan lo que hay en ti

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/estas-cansado-de-ser-quien-eres/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: