«Trabajaba, pero lo que recibía, se me iba»

«Trabajaba, pero lo que recibía, se me iba»

Por Departamento Web 2

«Tenía muchos problemas. Estuve 16 años con dolor de cabeza constante y como 28 años con mi columna, no podía levantarme normal. Además pasé necesidades económicas, porque en el trabajo que tenía ganaba muy poco. Tenía que pagar renta y le daba a mi hijo lo que podía.

Creía en Dios, pero no sabía cómo salir adelante ni vencer lo que estaba pasando. Era una miseria, trabajaba, pero lo que recibía, se me iba.

A partir de ese momento, busqué brujos, pero mi vida empeoró. Todo lo que ganaba se lo di a ellos. Me endeudé para pagarles, decían que si no les daba esa cantidad, no me podrían ayudar.

Cuando llegué a la Universal y escuché que el pastor dijo que podíamos luchar con Dios, me pregunté: “¿Luchar con Dios? Voy a probar a ese Dios”. Entonces, aprendí y practiqué lo que el siervo de Dios dijo.

Ahora, mi vida está transformada. Ya no vivo de renta, estoy sanada y con el Espíritu Santo, que es el tesoro más grande que tengo. Es algo que no tiene precio. No hay palabras para explicar, Él da paz, alegría y tranquilidad, uno tiene la certeza de que va a vencer.

Mi familia y yo disfrutamos las bendiciones de Dios. He conquistado cosas que, para mí, eran imposibles: casa, coches, ganado. Solo que, para Dios, todo es posible. Usando mi fe, sacrificando y luchando como Jacob, veo la respuesta. Gracias a la decisión que tomé para luchar con Dios, vencí todos los problemas.» -Gladys Vicent

Hoguera Santa en el Vado de Jaboc

¿Es posible ver a Dios? Cuando observamos el universo, el mar, la naturaleza, podemos tener una noción de la grandeza de Dios y de Su grandioso poder.

Y la creación principal del Todopoderoso ya supera los 7 mil millones de personas esparcidas en los diversos pueblos y etnias.

¿Y tú es uno de ellos? ¿Respóndete a ti mismo? ¿Has visto a Dios en tu vida?

Jacob, aun con el ejemplo de su abuelo Abraham y de su padre Isaac, no conocía a Dios. Era mentiroso y engañador.

Forajido y amenazado por su hermano Esaú, Jacob tenía miedo, estaba afligido y desesperado. ¿Acaso esa no es tu situación?

Sin embargo, en los peores momentos, Dios aparece en nuestra vida.

Fue en el Vado de Jaboc que Jacob luchó con un ángel hasta el amanecer. Y dijo: «No te dejaré si no me bendices» (Génesis 32:26).

El ángel respondió: «No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios» (Génesis 32:28).

Y él se volvió la propia bendición.

¿Es lo que deseas?

Cuando recibes el Espíritu de la fe, recibes la visión y el valor para hacer la locura de la fe. Dios entra en la historia de tu vida y materializa Su grandeza, transformando el matrimonio, la vida financiera, física, familiar y, sobre todo, espiritual.

¿Y tú? Estás listo para la lucha con Dios.

Entonces, prepárate para Hoguera Santa de Israel en el Vado de Jaboc.

A modo de preparación, participa en el clamor de la Caminata de la Fe hacia el Vado de Jaboc, que se transmite, de lunes a viernes, a las 10 p. m. —horario de la Ciudad de México—, si quieres saber un poco más, haz clic aquí.

  • dejar de fumar
    ¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/trabajaba-pero-lo-que-recibia-se-me-iba/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: