Escotofobia: Adultos con miedo a la oscuridad

Escotofobia: Adultos con miedo a la oscuridad

Por Departamento Web

El miedo a la oscuridad suele aparecer en la etapa de la infancia, sin embargo, hay adultos que experimentan este temor al que actualmente se le conoce como escotofobia.

De acuerdo con la psiquiatra Katharina Domschke, directora médica de la Clínica para Psiquiatría y Psicoterapia en la Clínica Universitaria en Friburgo, Alemania. El miedo a la oscuridad es un reflejo heredado.

Por su parte, la psicóloga Cristina Pérez, de Siquia, explica que «este trastorno fóbico se cataloga dentro de los trastornos de ansiedad y las personas que lo sufren muestran síntomas como una ansiedad extrema y un miedo irracional a este estímulo. Este miedo los lleva a evitar situaciones y lugares oscuros e, incluso, pueden experimentar malestar pensado únicamente en ello».

Pero de acuerdo con las especialistas, el miedo no surge por la ausencia de luz, sino a los peligros que creen que se esconden en la oscuridad. Este trastorno suele afectar en su mayoría a quienes ya padecen ansiedad, pero cualquier persona puede padecerlo.

Te puede interesar: El origen del estrés puede ser de índole espiritual

El miedo puede ser generado por alguna experiencia traumática. Por ejemplo, si de pequeño una persona sufrió bullying y era encerrado en lugares oscuros. También si los padres lo castigaban obligándolo a permanecer en algún lugar oscuro.

Otro motivo que puede contribuir al miedo puede ser ver o escuchar historias de terror, como algún libro o película.

Sin embargo, existe el aprendizaje por observación, es decir, se adquiere el miedo después de observarlo en amigos, padres, hermanos o algún otro familiar.

Según los diversos estudios, el miedo también estaría involucrado con la claustrofobia, ya que quienes sienten temor irracional a la oscuridad, al no ver se sienten encerrados y buscan desesperadamente cómo escapar de ese lugar.

Este tipo de fobia, como cualquier otra, si se mantiene y su intensidad es demasiada, puede tener un gran impacto en la salud. La persona que la padece estaría cerca de desarrollar un cuadro agudo de depresión y nerviosismo.

En casos más severos, el individuo que la padece puede experimentar sudoración, falta de aire, insomnio, dolor de cabeza y estómago. Algunas personas incluso podrían experimentar una percepción distorsionada de la realidad. Es un caso similar al de Juan, quien, a raíz de la ansiedad y depresión, comenzó a desarrollar sensaciones de nerviosismo e insomnio.

Él era una persona negativa y depresiva pero encontró la verdadera felicidad

«Durante una visita, mi madre encontró pelo debajo de la suela de mis zapatos y descubrió que se trataba de un trabajo de brujería en mi contra. Fue entonces que presenté algunos síntomas que yo no tenía antes. Sentía nerviosísimo, insomnio, escuchaba voces y veía sombras. De la misma forma, percibía una presencia extraña en mi departamento. Eso me causaba miedo, pues sentía que algo maligno se encontraba afuera. Al mirar por la ventana no había nadie.

Tenía un buen trabajo, iba creciendo en la empresa en la que laboraba. Sin embargo, las personas me decían que la depresión se debía al empleo tan estresante que yo tenía. Llegó un momento en el que salí del trabajo y un año después de dejarlo, los síntomas empeoraron.

Decidí asistir a las reuniones del Viernes de Liberación y empecé a notar cambios. El primero fue la transformación de mi estado de ánimo. Era negativo y depresivo, no quería hacer nada en la vida, pero eso cambió.

Los síntomas que tenía de depresión, insomnio y miedo, desaparecieron. También dejé de ver sombras de noche y empecé a dormir bien. Cuando tuve un encuentro con Dios, me despojé de mí mismo y me sometí a Su voluntad, lo primero que yo sentí fue un alivio en el pecho. Yo tenía rencor resentimiento, enojo y amargura dentro de mí, pero Dios me quitó esos sentimientos. A partir de ese momento comencé a tener alegría, me sentí más liviano y las cosas en mi vida comenzaron a fluir. Me convertí en una persona más determinada.

Las áreas que estaban detenidas en mi vida al fin progresaron. La felicidad realmente entró en mi vida.» -Juan Molta

Te puede interesar: ¿Sabes controlar tus emociones?

¿Estás viviendo una situación similar?

La historia de Juan no es única. Muchas personas que viven con temor a que llegue la hora de dormir, ya que no consiguen estar en paz y sufren tormentos espirituales.

Si te encuentras enfrentando una situación similar, necesitas saber que existe un lugar en el que puedes aprender cómo salir adelante. Te invitamos a participar en el Viernes de Liberación Espiritual, una reunión en la que te enseñarán a usar tu fe para dejar atrás toda la carga que te impide tener una vida tranquila.

Además, durante la reunión recibirás el Baño del Florecimiento, agua bendita con pétalos de rosa que, basado en la Palabra de Dios, hará que tu vida y tus caminos florezcan: «¡El desierto florecerá y la tierra seca dará fruto! Todo el mundo se alegrará porque Dios le dará al desierto la belleza del monte del Líbano, la fertilidad del monte Carmelo y la hermosura del valle de Sarón» (Isaías 35:1-2).

Este viernes 11 de junio trae contigo una rosa para que sea consagrada, la cual representará al Señor Jesús. Así como Él llevó consigo en la cruz nuestras enfermedades y dolencias, usarás la rosa consagrada para que, por medio de tu fe, absorba los males que están dentro de tu hogar.

Consulta los horarios de las reuniones u oraciones en la Universal más cercana a tu domicilio o llama al 55 55743266.

Te invitamos a leer el Aviso Importante sobre las reuniones u oraciones en todo el país para informarte más.

  • Nuevos horarios
    Consulte los horarios en su Estado

Ofrenda Online

La COVID-19 agudiza pobreza de jornaleras en Colima


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/escotofobia-adultos-con-miedo-a-la-oscuridad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: