El Abel del siglo XXI

El Abel del siglo XXI

Por Departamento Web

Es fundamental que un cristiano también tenga la misma fe de Abel.

Una de las historias más famosas de la Biblia es la de Caín y Abel. Los hijos de Adán y Eva pueden enseñar mucho sobre la calidad de fe de un cristiano. Caín era un labrador, es decir, trabajaba con cultivos, de los cuales obtenía su sustento. Abel, a su vez, era pastor de ovejas (Génesis 4:2).

Los dos hermanos le presentaron ofrendas a Dios, pero solo uno fue aprobado.

“Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda al Señor. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró el Señor con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante” (Génesis 4:3-5).

La ofrenda de Abel

Con respecto a esto, el obispo Edson Costa aclaró que el elemento clave para que Dios mirara la ofrenda de Abel fue la preparación.

“Todo depende del criterio que fue adoptado para presentar la ofrenda y la preparación para llegar al altar. Dios ya había estado observando desde que ellos empezaron a preparar la ofrenda”, señaló el obispo.

No obstante, los criterios de los hermanos fueron muy distintos entre sí: “La impresión que da es que Caín separó algo para presentar el mismo día. No hubo preparación. En cambio, Abel, sabiendo que se acercaba el día para presentarle algo a Dios, se fue al rebaño y, con el mayor criterio y cuidado, tomó al primero que nació, como si fuera de primera clase”, destacó el obispo.

Con el cristiano actual no es diferente. No sería justo que dos personas, que tratan al altar de diferente manera, sean aceptadas totalmente. Sin embargo, quien piensa que solo se trata de ofrendas económicas, se engaña. Esas ofrendas con criterio deben ser presentadas en todas las áreas de vida.

“Entonces, nuestra ofrenda no es cuando estamos en la iglesia, sino cuando estamos fuera de sus puertas. Nosotros estamos siendo observados, porque su buen testimonio es el que hace que las personas vean a Jesús o la falsedad en su vida”, dijo el obispo Edson.

Además de eso, el propio Dios también presentó una ofrenda con mucho criterio. “¿Cuál fue el criterio que Dios planteó para salvar a la humanidad? ¿Dios envió a un ángel que no hacía la diferencia? No. Envió lo más precioso que tenía, a Su Hijo amado, el Señor Jesús”, reiteró.

Abel del siglo XXI

Es fundamental que un cristiano también tenga la misma fe de Abel. Que se prepare para presentarse ante Dios, que prepare su ofrenda con excelencia, para que, entonces, sea aceptado por Dios.

Ahora bien, el obispo Edson incluso señala que para que exista ese criterio también es necesario el amor por las cosas de Dios.

“Todo en el Reino de Dios debe tener un nivel de calidad. El apóstol Pablo decía que el amor es el vínculo de la perfección (Colosenses 3:14). Si usted ama la obra de Dios y no tiene amor por lo que usted hace, entonces, nada será perfecto. Por eso, es necesario que seamos un pueblo de fe y de calidad espiritual, la luz de este mundo y la sal de esta tierra. Necesitamos ser un Abel del siglo XXI”, concluyó el obispo.

Escuela de la Fe Inteligente

¿Quiere recibir otras enseñanzas sobre los secretos de la fe? Entonces, participe en una de las reuniones de la Escuela de la Fe Inteligente. Una reunión que se lleva a cabo todos los miércoles en la Universal más cercana a su domicilio.

En ella usted comprenderá los misterios de la fe funcional y aprenderá a usarla en su día a día. Los horarios son 7:30 a. m., 10 a. m., 4 p. m. y 7:30 p. m. O si es de la Ciudad de México, le esperamos en el Templo de los Milagros, en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya.

  • expectativas revelan
    Tus expectativas revelan lo que hay en ti

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/el-abel-del-siglo-xxi/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: