¿Cuál es tu abstinencia necesaria?

¿Cuál es tu abstinencia necesaria?

Por Departamento Web 2

Dejar ir lo que es dañino es librarte de pesos innecesarios que impiden el curso de tu vida

En la vida, todos vamos acumulando «pesos muertos» en el camino, que lo vuelven más difícil o nos detienen por completo. A veces, son cosas materiales que ocupan un espacio que sería mejor aprovechado por algo más útil. Y en otras ocasiones, cosas inmateriales como vicios, manías e incluso actitudes que vemos como inofensivas, pero que nos dañan mucho más de lo que creemos.

Y también pueden ser algunas costumbres que, ni siquiera son tan malas, pero que no nos aportan nada.

Algunas personas conscientes de eso se abstienen de estos pesos muertos para impulsar mejor su vida. La abstinencia es el período de distanciamiento de algo. Y todos los hombres tienen algo de lo que necesitan mantenerse alejados: cosas que son claramente dañinas como el alcohol, los cigarrillos o la pornografía. Así como cosas que parecen inofensivas pero que perjudican como tiempo en exceso en los videojuegos o redes sociales, peleas con los vecinos, demasiada televisión, comida rápida, etc.

Tomemos una casa como ejemplo. Es normal que acumulemos cosas hasta que haya una reforma, pintura o incluso mudanza a otra propiedad. Luego, la mayoría de las baratijas van al lugar donde deberían estar: la basura.

Y llega el inevitable pensamiento: ¿por qué guardé esto tanto tiempo, que solo ocupaba espacio? Aquello estaba esperando a ser desechado algún día y desordenando tu vida hasta entonces.

Y el espacio, seamos realistas, es algo cada vez menos disponible. Después de «ordenar en la casa», viene el también inevitable alivio de no ver más esas cosas, que daban paso, quién sabe, a un nuevo mueble, a una planta o incluso a la circulación del aire o luz. Y a más facilidades a la hora de la limpieza.

Te puede interesar: La garantía de las promesas

Pero no es solo una casa, un armario o un patio trasero lo que necesita una limpieza de ese tipo. Un hombre necesita abstenerse de lo que no le hace bien, ya sea que parezca inofensivo o no. Debe evaluar lo que hace [o deja de hacer], lo que le perjudica y le quita tiempo, dinero, salud, etc. Esta identificación se puede hacer, por ejemplo, enumerando las actividades del día y evaluándolas.

¿Es necesario gastar tanto en ropa que no se usa, o que cuesta un ojo de la cara, solo para lucirla [un vicio tan ridículo y, al mismo tiempo, tan de moda]? ¿Realmente es necesario cambiar tanto de coche, ya que el anterior, bien cuidado, podría funcionar unos años más? ¿Tienes qué pasar horas en el sofá viendo tonterías en la televisión y siempre posponer la universidad, un posgrado o un curso de idiomas?

De la misma manera, ¿es correcto aplazar esos exámenes preventivos que pueden marcar la diferencia, incluso, entre la vida y la muerte? ¿Realmente vale la pena salir y andar por ahí a ver si «algo pasa»? ¿Los entornos que frecuentas te llevan a hacer cosas buenas o a hacer cosas más estúpidas solo para sintonizar con la multitud?

Claro, puede que no sea fácil, pero muchas personas que se han abstenido de algo en pro de una calidad de vida real, no quieren la vida antigua. Es muy probable que el hombre sufra de esta abstinencia, porque su cuerpo y su corazón querrán hacer lo que le da placer, aunque sea dañino. El hombre inteligente no puede dar voz a su corazón y sentimientos. Más bien, usa la razón y la fe para buscar la fuerza de Dios para lograr sus objetivos y cambiar sus hábitos para mejor.

«Todas las cosas me son lícitas, pero no todas son de provecho. Todas las cosas me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna», dice sabiamente Pablo en 1 Corintios 6:12.

Él, más que muchos, no tenía espacio para equipaje extra en su misión de difundir la Palabra del Señor Jesús. Y Pablo era un hombre, había sido poderoso entre los romanos, y entendía bien las tentaciones del poder, el dinero y la carne. Pero en un camino, una vez, tuvo que quedarse ciego para ver de verdad. Y allí comenzó su abstinencia diaria, convirtiéndolo en un verdadero hombre, registrado en la propia historia de la Humanidad.

¿Qué tal una autoevaluación, meditando en la Palabra de Dios, para ver de qué vale la pena abstenerse?

Lee: Dios quiere encontrar intercesores

  • suicidio
    «Pensaba que nadie me podría ayudar»

Ofrenda Online

El perdón que cura

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/cual-es-tu-abstinencia-necesaria/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Abrir WhatsApp
💬 ¿Deseas hablar con un Pastor?
Pastor Online
Hola 🧑🏻‍💻 Dios te bendiga.

Envíenos un mensaje a nuestro WhatsApp, y vamos a brindar toda la atención que necesites👏🏻.
%d