Cardiomegalia: los problemas de tener un corazón grande

Cardiomegalia: los problemas de tener un corazón grande

Por Departamento Web

No se puede prevenir, pero sí se puede tratar

De acuerdo a World Heart Federation, solo en México, las enfermedades no transmisibles (ENT), como las cardiovascu­lares, representan el 77 % del total de las defunciones en adultos. Una de estas es la cardiomegalia, que es un aumento del tama­ño del corazón más allá de los estándares habi­tuales.

«Tener un corazón grande representa un problema porque el miocardio se va adelga­zando. La sangre entra en las cavidades y como no tiene fuerza para expulsarla, el líquido se va acumulan­do. Lo que da como resultado fatiga, sen­sación de falta de aire, piernas pesadas y, sucesivamente, otros órganos se quedarán sin sangre. En casos más extremos se pue­de sufrir un infarto o muerte súbita», ex­plica el doctor Fernando Fernández Bueno

Esta condición puede ser temporal, de­bido al embarazo, al estrés o a otros pade­cimientos, tal y como lo expone Fernández: «las personas con insuficiencia cardiaca, hipertensión, diabe­tes, enfermos renales dializados, infecciones como el mal de Chagas y quienes abusan del alcohol, son los más propensos a tener un corazón grande».

Una de las formas de detectarla es me­diante una radiografía del pecho. «Se mide el tórax y el corazón, si el resultado es más de la mitad, tenemos una cardiomegalia. Se debe determinar qué padecimiento es el que la provoca y tratarla cuanto antes, centrándonos en los problemas cardiológi­cos», finaliza el especialista.

Lea también: 31 millones de personas sufren hipertensión en el país

«Tenía un problema en el corazón: crecía más de lo normal»

«Cuando me di cuenta que al hablar, caminar o subir una pendiente me agi­taba mucho, fui a hacerme unos análisis médicos para que me dijeran por qué me faltaba el aire. Luego de un electrocardio­grama, me dieron la noticia de que mi co­razón estaba creciendo y era un poco más grande de lo normal.

El doctor me recomendó ir con un car­diólogo para controlarme y ver qué trata­miento o medicamento me podrían fun­cionar mejor para tratar mi problema.

Tenía mucho miedo, no sabía qué iba a pasar conmigo.

Mi situación cambió al aceptar ir a la Universal. En las reuniones, aprendí a usar la fe y determiné mi sanidad. Me dijeron que el único que podía transformar mi salud era Dios y no me equivoqué: con el tiempo, dejé de agitarme y mi respiración se normalizó.

Al realizarme unas nuevas radiografías, la misma doctora se sorprendió. “Tu cora­zón está muy bien, no tienes ningún pro­blema. Estás sana”, me dijo.

Soy feliz y agradecida por haber toma­do la decisión correcta al entregarme al Señor Jesús. Mi confianza y mi fuerza no me fallaron. Él me ayudó cuando nadie más lo hizo.» -Juana Arroyo

  • Caminata de la Familia
    La Caminata de la Familia fomenta tiempo de calidad entre padres e hijos

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/cardiomegalia-los-problemas-de-tener-un-corazon-grande/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: