Las acciones del gobierno chino para impedir la expansión del Evangelio

Las acciones del gobierno chino para impedir la expansión del Evangelio

Por Departamento Web

Desde la eliminación de la palabra “Dios” de los libros hasta la creación de una línea de denuncia, se han tomado medidas para que las personas no conozcan la Palabra

Cuando el Señor Jesús les dio la orden a Sus discípulos para que fueran por todo el mundo y predicaran el Evangelio a toda criatura, Él también les advirtió de todos los obstáculos que encontrarían para el cumplimiento de esta misión.

Ya pasaron más de dos mil años, y si la orden de predicar, dada por el Maestro, es la misma, entonces, las dificultades también se perpetúan hasta nuestros días.

En países como China (que este año ha ocupado la posición número 27 en el ranking mundial de persecución a los cristianos), el gobierno impide la evangelización pública y las iglesias deben ser supervisadas por agencias gubernamentales.

Recientemente, de acuerdo con la agencia de noticias Asia News, se retiraron de los libros de las escuelas primarias del país palabras como “Dios”, “Biblia” y “Cristo”. La censura también se llevó a cabo en otros niveles escolares, incluyendo las universidades.

La intención es esconder cualquier mención religiosa y, con esto, reducir el número de personas que se sumen, en particular, al cristianismo.

Otra acción establecida por las autoridades, esta vez de Shanghái, ciudad de la provincia de Hebei, fue la creación de una especie de “línea de denuncia”, en la cual los ciudadanos deben denunciar cualquier actividad religiosa que no vaya “de acuerdo con las reglas nacionales del Partido Comunista Chino”.

La presión sobre los cristianos en China ha sido intensificada, principalmente, después de haber iniciado en 2018 la revisión de los reglamentos sobre religión.

Pero ¿qué podría estar detrás de tanta resistencia?

Creciendo en medio de las persecuciones

Quien escucha al respecto de persecuciones como esas, se imagina un número reducido de cristianos en el país. No obstante, incluso en medio de la intensa persecución, la nación más poblada vive un crecimiento del cristianismo.

En el periodo de la Revolución Cultural, por ejemplo, entre las décadas de los 60 y 70, en el que, para huir de la persecución, las iglesias usaban instalaciones subterráneas, aun así, de acuerdo con las estadísticas, hubo un crecimiento del 15% en el número de cristianos.

Según los estudiosos, todo el esfuerzo en contra de la expansión del cristianismo se debe al miedo por parte del gobierno de que China se convierta en el mayor país cristiano del mundo.

El investigador y especialista en sociología Fenggang Yang, autor de la obra Religión en China: supervivencia y reavivamiento bajo el régimen Comunista, muestra que hasta 2030, China podría tener 224 millones de cristianos.

El investigador revela que, intencionalmente, subestiman el número de cristianos, porque este crecimiento se refleja de manera negativa en el gobierno de régimen comunista.

De acuerdo con el Financial Times —periódico internacional de lengua inglesa, con énfasis en economía y negocios —en China, actualmente, existen alrededor de 100 millones de cristianos.

Hable de Jesús

La persecución es inevitable, pero la expansión del Evangelio también. Es necesario tener en mente que, aunque toda misión encuentre dificultades para su ejecución, eso no significa que esta es imposible de realizar.

El obispo Macedo resalta que “el Señor Jesús dejó claro que quien está por detrás de las persecuciones es el propio diablo, cuyo objetivo es hacer que las personas se desanimen y abandonen la fe”.

El Señor Jesús dejó orientaciones claras de cómo deberíamos reaccionar ante las dificultades al llevar Su Palabra. Esas instrucciones están en el Evangelio de Mateo 10:11-42.

Incluso frente a las dificultades y peligros, lo que Dios espera es que cumplamos la misión. A final de cuentas, ¿cómo es que las personas podrán invocar el nombre del Señor Jesús si antes no creen? ¿Y cómo podrán creer si nunca escucharon de Él? (Romanos 10:14-15).

El apóstol Pablo es un ejemplo de quien, a pesar de las innumerables dificultades, no consideró más valiosa su propia vida, ya que estaba seguro de cumplir la orden de predicar el Evangelio (Hechos 20:24).

El obispo explica “que a Pablo no le importaban las renuncias que tenía que hacer. Por el contrario, él mantenía continuamente el propósito de alcanzar a los perdidos por medio del Evangelio, incluso si eso requería dejar sus costumbres para ajustarse a las culturas de los lugares por donde pasaba, pero sin corromper su fe”.

Más que una petición, llevarles el Evangelio a todas las personas es una orden Divina. Cúmplala.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/11/07/las-acciones-del-gobierno-chino-para-impedir-la-expansion-del-evangelio/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games